*Se informa que el pasado fin de semana se realizaron 83 pruebas a hombres y mujeres que eran detectados con aliento alcohólico al momento de conducir, de los cuales 70 fueron detenidos /

SAMSUNG CAMERA PICTURESPor Redacción.- El operativo alcoholímetro que implementa cada fin de semana el departamento de Vialidad del municipio, tiene como propósito fundamental reducir el mayor número de accidentes posibles ocasionados por la ingesta de alcohol entre automovilistas y conductores.

Sin embargo, como ya lo han señalado algunos sectores locales, dicha medida ha dejado de cumplir su cometido para convertirse en un medio recaudatorio que le genera bastantes ingresos a algunos funcionarios o servidores públicos –que no al municipio-, así como a las empresas de grúas que participan en los operativos.

Aunado a ello, empiezan a generarse un sinnúmero de quejas e inconformidades por las exageradas multas e infracciones que aplican los jueces municipales a automovilistas y conductores, que califican la medida como un verdadero atraco.

A este medio se han acercado varios automovilistas para señalar que no se aplica ningún criterio por parte de los jueces municipales a la hora de calificar las multas o sanciones en aquellos casos en que el conductor solo presenta aliento alcohólico, a quienes ordenan pagar una costosa multa en el momento -que en algunos casos llega a los 9 mil pesos- para evitar ser detenidos.

La semana pasada, un conductor que pidió el anonimato para evitar represalias, fue detenido durante el operativo que se instaló sobre la avenida México-Mojoneras. Asegura que al aplicarle la prueba, presentó únicamente aliento alcohólico, sin embargo el juez le aplicó una multa de 9 mil pesos, de los cuáles le exigía pagar 4 mil 300 pesos en ese momento para no ser detenido.

Señala que entre sus compañeros, logró juntar la cantidad de 2 mil pesos y el juez se los aceptó pero ordenó la detención del vehículo, bajo la advertencia de que tenía tres días para acudir a los juzgados cubrir el resto para poder liberar el auto, además de pagar la infracción, el arrastre de grúa y el corralón, lo que en total hacía un monto de casi 9 mil pesos.

En cada operativo se aplican entre 70 y 80 pruebas de alcoholemia y la mayoría resultan “positivas”, quedando los infractores a disposición del juez municipal que determina las sanciones y las multas.

Si se toma como ejemplo el caso del conductor que pagó una multa de 9 mil pesos por presentar aliento alcohólico, significa que en cada operativo se están generando entre 600 y 700 mil pesos en multas, infracciones, arrastre de grúa y corralón.

Se desconoce a manos de quien va parar buena parte de ese dinero, pero entre los propios agentes de tránsito o vialidad se corre la versión de que lo que corresponde al arrastre de grúa y corralón, un porcentaje va a parar a los bolsillos de los mandos de la corporación y de algunos supervisores, por concepto de “comisión” que les otorgan las empresas gruyeras por “permitirles” trabajar en los operativos.

Es decir, el operativo alcoholímetro, lejos de cumplir con su cometido, no es otra cosa más que un jugoso negocio redondo de algunos cuantos que, amparados en la ley, se dedican a atracar a ingenuos automovilistas que desconocen la propia ley y sus derechos.

70 detenidos en el operativo del fin de semana

En un comunicado oficial, se informa que este fin de semana durante el operativo alcoholímetro se realizaron 83 pruebas, de las cuales 76 arrojaron más de 0.20 grados de alcohol –por aire aspirado– quedando a disposición del Juez Municipal.

Durante el desarrollo de este operativo, el cual poco a poco genera conciencia entre los ciudadanos, los oficiales de vialidad invitan a los automovilistas a conducir de forma responsable, respetar los límites de velocidad y utilizar el cinturón, así como no viajar con niños en las piernas mientras conducen.

Otras de las medidas que se implementan dentro del alcoholímetro es la revisión y multa a personas que viajen en motocicletas sin las medidas de seguridad necesarias, por lo que este fin de semana se realizó un total de 8 folios por este concepto.

En cuanto a los vehículos particulares, se aseguraron un total de 68, mismos que fueron enviados al corralón y podrán ser recuperados tras el pago de la multa equivalente a 150 días de salario mínimo (64.76 pesos), es decir, 9 mil 714 pesos, según establece la Ley de Movilidad; sin embargo también se contempla un descuento de hasta el 50% en caso de realizar el pago en un plazo no mayor a 10 días.

Este programa preventivo continuará de manera permanente cada fin de semana, como parte de la cultura de prevención que promueve el Ayuntamiento de Puerto Vallarta, para que  los ciudadanos eviten ingerir alcohol si va a conducir; reducir aún más los índices de accidentes y hacer del municipio el mejor lugar para vivir y visitar.

SAMSUNG CAMERA PICTURES