Aristóteles Sandoval y su “conclave” priista en Vallarta

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

“El gobernador se queda en Vallarta. Hará un anuncio importante mañana” avisó el miércoles el equipo del gobernador Aristóteles Sandoval.

Fue cierto. Sandoval Díaz se quedó en Puerto Vallarta pero nada importante para Puerto Vallarta. Más bien atendió cuestiones partidistas y sostuvo encuentros en privado con sus amigos.

Probablemente han sido las jornadas más intensas de Aristóteles Sandoval en el destino de playa por excelencia de la entidad. Asistió a eventos de todo tipo, de gobierno, personales, de su partido el PRI y de sus amigos los priistas, y uno no menos más importante, la apertura de un aguamático más del Seapal.

Dejemos la asistencia del mandatario al evento de tecnologías y esas cosas celebrado en el Centro de Convenciones. Lo rescatable ahí fue el cruce de saludos con el presidente municipal, Arturo Dávalos Peña. Y ya. Son dos figuras del engranaje político.

De las actividades del miércoles, ha sido el discurso frente a invitados especiales, empleados del Seapal y taxistas en su accidentada presencia. La lectura común fue el espaldarazo de Sandoval Díaz al director del Seapal, César Abarca Gutiérrez. Escuchamos decir “destape”, también “apoyo”, pero nos suena demasiado fuerte. Fue un acto de gobierno, no un acto político el del miércoles en El Pitillal.

El gober elogió el programa de los aguamáticos. Habló de un reconocimiento al trabajo de César Abarca; “es un orgullo saber que es uno de los mejores sistemas operadores del agua del país”. Dijo. Se escucharon aplausos. Habló de los bebedores escolares para niños, de muchos beneficios en materia de salud. Habló de lo suyo, del transporte gratuito a estudiantes, de apoyos a la educación, de becas, “estamos reorientando el gasto, eliminamos privilegios, gastos en celulares, gasolinas, viáticos, comidas en restaurantes. Hemos hecho un gran esfuerzo. Hablamos con hechos, con resultados, queremos que siga llegando más turismo, que haya derrama económica. Esa es la apuesta. Que Puerto Vallarta sea el primer municipio con un modelo de transporte público. No me gusta hablar con palabras, con hechos. Así como lo está haciendo César Abarca. Tiene toda nuestra confianza, todo nuestro respaldo”.

En El Pitillal fue un evento del Seapal y en consecuencia, hubo muchos aplausos al gobernador Sandoval. La mayor parte de los asistentes entendieron el mensaje como un aliento a las aspiraciones políticas del director general de la paraestatal. Por lo demás, en el Partido Revolucionario Institucional no hay quien le haga sombra a César Abarca.

El tricolor tiene por naturaleza el don de abrir espacios a quien solamente diga “quiero”. Es el caso de “la  mona” de los González Reséndiz, Eliseo Aréchiga, cuyo capital político es justamente ese, ser un títere, de los cachorros de Rafael González Pimienta. Nos lo dijo Rafita. Lo confesó a sus amigos el menor del clan, Chavita, días antes de abandonar la secretaria general del Comité Directivo Estatal para irse a estudiar a Europa. “Tu déjalo”, le dijo en tono jocoso y divertido al autor, el ex diputado federal, Rafael González sobre el triste papel del motejado como “el cheo”.

Y como para despejar dudas, ahí está el encuentro en las instalaciones del hotel Krystal. Ese fue el evento aludido por “el gallo” Claudio, un viejo y marrullero periodista que cada seis años se las ha podido arreglar para perpetuarse como el periodista de cabecera del gobernador en turno. Fue ese tal Claudio el que deslizó entre periodistas que “El gobernador se queda en Vallarta. Habrá un anuncio importante mañana”.

El compromiso de Sandoval Díaz fue con sus amigos los del PRI. Ahí estaban los notables del PRI. Rafael Yerena Zambrano y don Rafael González Pimienta, sin duda los dos mayores “accionistas” del PRI en Puerto Vallarta. Se registró la asistencia de al menos 14 presidentes municipales, varios diputados federales, locales, los ex alcaldes Gustavo González Villaseñor y Javier Bravo Carbajal. También se dejó venir de Guadalajara Roberto “el chino” Lara que para conocimiento de quienes no lo saben despacha en la Secretaria General de Gobierno del estado. Hubo un invitado especial. Fue el secretario de Educación, Aurelio Nuño Meyer.

En dicho evento llamaron la atención otras dos figuras, el titular de educación, pero en Jalisco, Francisco Ayón. El otro fue el dirigente estatal del partido, Héctor Pizano Ramos. A ellos súmele decenas de otros invitados al cónclave priista. Anote por supuesto al último abanderado a la alcaldía, el actual regidor Andrés González Palomera y por supuesto a César Abarca. El trato dado a éstos por la crema priista fue de “candidato”.

Pero lo del Krystal tampoco fue evento ni destape de César Abarca. Más bien se nos antoja que pudo tratarse de una reunión apoyo y solidaridad para las aspiraciones de Pizano. Ni modo que la clase priista local no sepa que desde la dirigencia del partido, Pizano tiene su corazoncito en la gubernatura. No es todo. También se trató de un acercamiento de los priistas con el niño chiqueado -del presidente de la república, Enrique Peña Nieto- Aurelio Nuño. Y si nos apura, también pudo haberse tratado de un agasajo ofrecido a Francisco Ayón para que éste salude de manos y abrace a los priistas vallartenses.

No supimos de ningún gran anuncio del gobernador en el transcurso del jueves. Si en esas dos horas que platicó y escuchó a los priistas hizo pronunciamiento en favor de César Abarca, de su amigo Paco Ayón, o de Aurelio Nuño, no lo supimos. La única posibilidad es habernos desentendido de dar lectura a la prensa diaria. Pero pues Ribaiba está enfermo y no reporteó el jueves. Por lo demás, un pronunciamiento de tales dimensiones, expone al gober a los jalones de oreja de los árbitros electorales.

Lo que sí es cierto, es una cosa. Aristóteles se vino a Puerto Vallarta y armó la grilla. De la CDMX hizo también el viaje, Aurelio Nuño. Notables del priismo, caciques regionales desde hace más de cuatro décadas, “los rafaeles” Yerena Zambrano y González Pimienta, no van a todas pero también renunciaron a sus actividades cotidianas para meterse al Krystal. Acordémonos que uno es diputado local, con licencia y coordinador del equipo del gobernador en el Palacio de Gobierno, y el jerarca obrero es diputado federal. De las dos y media a las cuatro y media de la tarde, la atención de las miradas estaba en esos dos personajes. Si hay “línea”, la tiran ellos dos.

Pero sí, buscamos obtener comentarios cortos de amigos priistas y la coincidencia fue esa: se trató de un acercamiento de todos los priistas ningún destape de nadie. Pero si se trata de respaldos, este bien pudo ser para César Abarca pero también para Pizano y Ayón, y para Aurelio Nuño. Nosotros añadimos a todo, que el empuje al proyecto César Abarca se había dado un día antes, en El Pitillal.

Revolcadero

Uno de nuestros amigos priistas, a quien le agradecemos su confianza, por el teléfono nos contó algunos momentos del encerrón del Krystal. Había dado lectura a dos publicaciones y como que no estaba de buen humor. El autor de un escrito parecía inclinarse a favor de Pizano. El otro dada por amarrado al fiscal Almaguer. Para ellos, ese era el “candidato” a gobernador. El amigo se armó de valor y se soltó. Era poco o nada verosímil la argumentación de cada cual. No se puede creer que dentro y fuera del PRI se la crean que el partido cambió, “el PRI es el mismo. ¿Cual cambio? No hay ningún acuerdo ni nada negociado. En dos semanas se sabe si es el chino Osorio Chong, Nuño, si es Almaguer, Pizano, o Ayón. Capaz así es el chino Chon, en Jalisco (el candidato) es el chino Lara y en Vallarta la monita de los González, como tu le dices al Cheo. Así es el partido, me encabrona que no lo sepan”. Nos ha sido confirmado lo sabido, los sombrerazos están a la orden del día en el PRI. *******Párrafos arriba citamos a Rafael González Reséndiz. Eso nos sirvió para acordarnos del último saludo de manos con el mayor de los hijos de Rafael González Pimienta. Mientras platicaba con Prudencio, un vaquero y trabajador del rancho de un amigo, abrió la puerta del Oxxo de la gasolinera el amigo Rafita. Risueño como es el político, ni tardo ni perezoso, nos preguntó por Gustavo González Villaseñor. Iba con jiribilla su pregunta. Apenas escuchó la respuesta de “no” expresó: “ahí lo traigo, vendiendo casas”. Ya antes, cuando era solo un proyecto, nos había platicado de su fraccionamiento en un terreno que antes fue parte de una extensa parcela de su tío el ya finado José “el pepo” Ortiz Camba. Luego soltó otra andanada de risas. Después de aquella tarde del Oxxo ya no nos hemos cruzado con Rafita. Sus primos, todos ixtapenses de vez en vez nos platican sus andanzas. Pero eso será tema para otras ocasiones. ****** Se nos antoja consignarlo y quizá le ayude a quitarlo de la lista de “fuente sospechosa” consultada por el autor. Marcamos varias veces al número de Gustavo González Villaseñor. Por ahí en una de esas, nos contestó. Habló quedito, como si estuviera en un velorio, en el cine o en el teatro. “Estoy en un rosario” nos dijo. Le sugerimos reanudar la llamada una hora más tarde. Ya después no contestó. Gustavo fue del 2004-2006 presidente municipal y dos veces diputado local. Dos veces antes fue regidor, de 1989 al 2001 y del 1997 al 2000. En la última elección compitió por la diputación federal y perdió.

 

Leave A Reply