El caso de Margarita y el mensaje para los ‘independientes’ locales

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz /

Margarita Zavala de Calderón abandonó la competencia presidencial. ¿Por qué? No se sabe a ciencia cierta. Había renunciado al financiamiento público y puede ser por dinero. Más bien apunta a la ausencia de otro tipo de apoyo, no de dinero, de apoyo popular, de una baja aceptación del electorado.

El caso de la ex primera dama implica lectura correcta y hay un mensaje a cualquier independiente candidato a un cargo de elección popular. Es de estricto rigor que candidatos independientes a la alcaldía en Puerto Vallarta observen con detenimiento el desenlace de la aspiración de la ex poderosa esposa de Felipe Calderón Hinojosa.

De las docenas de aspirantes independientes a la presidencia de la república no hubo uno que no se quejara del programa impuesto por el Instituto Nacional Electoral para recopilar las firmas de apoyo. Todo es tortuoso en el INE. Solo dos pasaron ese filtro y ninguno retiró su queja contra el INE. Añadieron lo relacionado al financiamiento y demás prerrogativas. No hay equidad en el reparto y asignación de spots. Las reglas entorpecen, si no es que bloquea, el acceso de los independientes al financiamiento privado. Y así no se puede competir.

Con el retiro de Margarita Zavala se consuma lo que todos sabían y muchos habían advertido: Las candidaturas independientes son un engaño, para la sociedad y para el interesado, en razón de crearse para no lograrse.

Salvo raras excepciones, una candidatura independiente ha sido exitosa. “El Bronco” Jaime Rodríguez es un ejemplo. Es gobernador con licencia del próspero Nuevo León. Ahí anda ahora, dando tumbos con sus fantasmagóricas propuestas de mochar manos y repartir azotes para ganar adeptos. Este señor ganó la gubernatura en Nuevo León en donde no le faltó financiamiento de la influyente clase empresarial. En Jalisco, un desconocido jovencito, Kumamoto, ganó un distrito, curiosamente también de clase alta, en Zapopan. Hoy, se apuntó para ser senador y no va a ganar, la fórmula del MC lo va a derrotar. Si llega al senado será por la vía plurinominal.

Traslademos a Puerto Vallarta la anticipada derrota de la independiente Margarita Zavala. Abandona la contienda por dinero o por falta de simpatías del electorado. En algún momento fue ella quien aparecía en las encuestas por arriba de Andrés Manuel López Obrador. Eran los tiempos de su probada militancia panista. En el PAN enfrentó a su dirigente nacional, Ricardo Anaya quien para esos mismos tiempos tenía el privilegio de canalizar los spots de ley para su partido y aparecer él en primer plano. Contra la televisión y la radio, Margarita no pudo competir y Anaya le ganó de tal modo que la orilló a irse del PAN. Y sin el arropo y cobijo de su partido, los 30 o más puntos porcentuales se le esfumaron a la nada. Las encuestas le daban, al día de su retiro, uno o tres puntos. Acaso tres puntos y medio que para el caso, es jugar a perder. Ya tampoco disponía de recursos para recorrer el país. Como para convencer de su independencia a todo renunció a los millones del financiamiento. Pero sus patrocinadores habían concluido que refaccionarla era dinero a tirar a la basura y le cortaron el flujo de dinero. Decidió dar un paso al costado.

La desigual competencia presidencial no es distinta al plano local. En Puerto Vallarta compiten once candidatos y más de una tercera parte son independientes. No vamos a detenernos en precisar el presupuesto del cual dispone cada uno de los independientes. A cada uno el Instituto Electoral de Participación Ciudadano le dio su chequecito y por ahí les llegaron algunos miles de pesos. Fueron obligados a abrir su cuenta bancaria con luz verde para obtener financiamiento privado. Eso, todos cuidadosamente fiscalizados. Ya hasta les aplicaron alguna multita por sus desaseos.

Sin cuantificar el gasto de cada candidato independiente, lo único claro es que ellos enfrentan a candidatos postulados y amparados por partidos políticos. En favor del candidato del Movimiento Ciudadano, Arturo Dávalos Peña, está el capital electoral acumulado en varios años de ejercicio gubernamental. No es fácil competir en contra de quien en los dos últimos años manejó mil 500 millones de pesos de presupuesto. Ventajas similares las tiene a su servicio el abanderado del PRI, Roberto González. A manos de un candidato priista suelen ponerse para su gasto discrecional mucho dinero. El Seapal y sus cajas está en manos de priistas y su presupuesto ronda los 700 millones de pechereques. Se le suman los pesos de obras y programas majeados por el gobierno del estado. Mucho dinero. La diferencia es que Dávalos ha sabido gastar el dinero. Roberto González, además de ser un mal candidato, ni siquiera ha sido capaz de gestionar recursos para su campaña. No hay otra forma de explicar por qué semana a semana, Roberto avanza un lugar…pero a la cola.

Quizá es necesario precisar que los presupuestos del municipio o del estado, es dinero puesto en manos de los candidatos. No. Establecimos arriba que al momento de ganar una elección se adquiere el derecho de “administrar” recursos, mismos que asigna a gastos determinados. Que quede claro, no presumimos gastos ilícitos.

Entonces, si el MC dispone de la estructura municipal, recursos económicos o humanos, nada extraordinario es que los candidatos del PRI hagan uso de los recursos materiales, económicos, humanos. El gobierno del estado está en posición de proveer a los candidatos del tricolor. Naturalmente, ahora que el PRI arrastra infama imagen, sufren el retiro de simpatizantes. Hay a quienes les da vergüenza asumirse como priistas.

Un partido político, y se incluye la chiquillada, garantiza el acceso a recursos, estructura, prerrogativas, ventas varias. Ahí está el caso de Morena. Nada tonto, López Obrador nomás prometió pero jamás cumplió eso de renunciar al presupuesto en beneficio de los damnificados de los sismos del año pasado. Bruno Blancas, como Laurel Carrillo disfrutan de esas migajas que su dirigencia nacional les envía. También aprovechan la estructura partidista de la que despojaron al contador Héctor Gallegos. Abusan de la imagen de AMLO, la cual es producto de recursos públicos, vía los miles de spots asignados al partido.

La contienda por la alcaldía es desigual en tanto que los independientes son condenados a recurrir a las redes sociales. Les requiere un gasto menor, a lo sumo invertir en algunas pautas de sus videos caseros. Lo demás, todo el “feis”, es gratis. Pero los independientes, sobre todo Luis Alberto Alcaraz, saben que las redes sociales se han desvirtuado a causa de la abundancia de las llamadas “fakes news”. Algunos dizque periodistas, otros “políticos” inundaron las redes sociales con noticias falsas para engañar. Pero lo hicieron con metodología tan burda cuyos efectos bumerang ayudaron a los vallartenses a identificar noticias reales de las noticias ciertas.

A ningún independiente le vamos a sugerir haga lo que Margarita Zavala y retire su candidatura a la alcaldía. Al fin y al cabo en esta contienda no se necesitan millones de pesos. Basta un poco de tiempo y es todo. Por las tardes se puede hacer campaña. Así lo hacen los millonarios del MC. También los del PRI.

Seguro estamos acá que los independientes tienen un reto personal, el de demostrar ser capaces y tener tanto apoyo como para sumar tantos votos como superar la barrera de los tres puntos porcentuales. Ninguno de los apuntados es tonto como para engañarse y creérsela va salir victorioso el primero de julio. A muchos les duele, se enojan y se indignan, este tipo de verdades. La experiencia de tres décadas en este oficio no puede ser distinta, aun se cuenta un periodista en la contienda.

Si el Pepe Martínez, “el mariachi”, Alcaraz, el otro o los otros, creen van a ganar, no hay problema. Fuera de ellos, cualquier vallartense les podrá decir que todos han sido arrollados por la máquina naranja, la maquinaria priista y el empuje de AMLO a sus candidatos locales.

Ese fue el mensaje que les mandó Margarita. Que cierren los ojos a su realidad, está bien. Es de elogiar su entusiasmo. No gastan dinero y eso debe animarlos. Si sus ojos ven alcanzable una regiduría, una meta realista, harán interesante la segunda vuelta de las campañas.

Revolcadero

En una campaña, la herramienta de cualquier candidato con mediano acceso a recursos son los encuestas o sondeos de menos un tracking poll. Luis Alberto Alcaraz alternó el periodismo con el negocio de las encuestas y en consecuencia sabe del tema. Si en su tiempo, su encuestadora “Vox Populi” no fue negocio y se dejó de eso, lo menos que puede hacer es usar esa herramienta. Así es que, presumimos que Alcaraz sabe el comportamiento del electorado, quien va en la punta y quienes están en la cola. Las encuestas y los tracking nos ofrecen un indicativo nada alentador para los independientes. Tampoco coloca en buena posición a la chiquillada. Aun más, el escenario es pesimista para el candidato del PRI, Roberto González Gutiérrez. Al tricolor le compite palmo a palmo, voto por voto, porcentaje por porcentaje, la morena Laurel Carrillo Ventura. Por algunos días, la química se coloca por encima del candidato del PRI y a ese paso, si causa impacto el debate de los presidenciales del domingo, y la visita del AMLO, dos días después, la cosa se pondrá color de hormiga para el PRI. Si Morena tiene un candidato aceptable, capaz y amenaza al MC pero en la Carrillo se escribió la derrota. Si en su momento y en Tribuna de la Bahía, el autor se atrevía a exponer que una Eva Contreras o un Miguel Ángel Preciado Bayardo iban abajo en las preferencias electorales, y si antes, que Fernando González Corona no ganaría la elección interna del PAN para elegir candidato a gobernador, ni modos de hoy no consignar que Arturo Dávalos va muy por arriba del segundo lugar que disputan Laurel Carrillo y Roberto González. Había quejas y reclamos. Hoy, también duele, a quienes se colocan abajo y a sus seguidores.****** La tarde  noche del jueves fuimos al primer evento mitin de Arturo Dávalos Peña. Acá en el rancho, en la colonia Las Flores de Ixtapa. Nada extraordinario. Más bien reclamar esa mención al autor, al lado del sí presentable el amigo Terrón que, de acuerdo al dicho del candidato naranja, fue un extraordinario portero, y su amigo desde tiempos lejanos. El amigo Terrón es bueno, pero para preparar las carnitas cuando lo jala su amigo “El Pike” Ibarría. No tuvimos suerte de saludar al Terrón pero tiene sus privilegios de ser amigo. Ahí saludamos a Ramón Guerrero Martínez que en el mejor de sus estilos nos dijo tener respeto a nuestra persona. “Aunque sea tu cliente” se despidió. Y se llevó la respuesta “y sí, eres el mejor cliente”. Reconocemos que con nosotros jamás ha sido grosero, siempre respetuoso, pero nos acordamos las groserías que cometía contra periodistas, en sus años de alcalde, y no, no aceptamos eso. Nunca le aplaudidos convocar a sesiones a media noche o media madrugada, su sello y estilo de gobernar, pero no por eso le negamos el saludo. El que se dejó ver todo despistado, como asustado de estar en Ixtapa, sin conocer a nadie, fue el coordinador de la campaña mochilista, Toño Pinto.******* Por escrito y con anticipación el Colectivo Vallarta, Lésbico, Gay, Bisexual y Transexual invitó a los candidatos a la presidencia municipal asistir a su marcha por el Día Mundial contra la Homofobia. La idea era que escucharan sus peticiones y propuestas. Sin tratarse de una condición a rajatabla, se le sugirió no acarrear con sus porras no convertir aquello en un mitin político. Cuando advirtieron de las tribus vinotinto de Laurel Carrillo Ventura se les pidió no hacer aquello de un acto propagadístico. Eran unas 15 personas con camiseta de Morena. Además de Laurel Carrillo al frente iba un tal Adolfo. Pusieron oídos sordos y se incorporaron a la marcha. Para evitar escándalos, los organizadores se limitaron a verlos. Los morenos podían quejarse de ser discriminados. Se reportó la asistencia del tal Gou Boy, Saúl López Orozco, de Corina Naranjo, Claudia Díaz de Sandi- entendimos que las dos últimas damas, en calidad de sus respectivos organismos políticos. Nos comentaron que la marcha se había tornado en un mitin político y consultamos a los organizadores. “Morena quiso agandallar mandando a varias personas. Fue contraproducente para Morena. En lugar de acarrear simpatías, acarrearon disgusto” nos dijo uno de los principales organizadores.

 

Leave A Reply