El indeseable “Mochilas” y su desafiante locura

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

El pronóstico para esta semana fue de mucho calor político y el ritmo ya lo impuso Ramón Guerrero al registrarse para competir por la candidatura a la alcaldía del  Movimiento Ciudadano. En uno de los restantes 4 días hará lo propio el alcalde, Arturo Dávalos Peña. Los dos competirán por el honor de representar el color naranja en la elección del 2018.

Una mirada y otra llamada a Guadalajara nos permitió enterarnos que lo de “el mochilas” es una rebelión al partido, a las decisiones y acuerdos del mismo. El político de Ayutla no se disciplinó. “Ya lo conoces tu” nos dijo un amigo de la capital. Su posición es franca y también abiertamente en contra de la decisión del virtual candidato a gobernador, Enrique Alfaro Ramírez.

La única razón dada por Ramón Guerrero a sus amigos (a sus amigos, no a sus seguidores) es tan absurda como gachupina: “Puerto Vallarta es mío. Yo lo conquisté. Es mí territorio”.

Ni Enrique Alfaro, líder y guía moral del Movimiento Ciudadano, pudo controlar su rebeldía y el de Ayutla se fue por la libre.

Lo de Ramón Guerrero es un acto que al interior del partido se tomó como indisciplina que en el castellano más llanero significa que no le hace caso a nadie, ni a los dirigentes del partido ni a Enrique Alfaro. Él se asume como un reyezuelo de aldea, cuyo feudo, Puerto Vallarta, es de su entera y total propiedad.

Ramón Guerrero ha hecho lo que le solicita la convocatoria emitida por el Movimiento Ciudadano el 14 de noviembre pasado. Los cinco días hábiles de esta semana ya en curso permiten acudir a solicitar los formatos de registro para cualquier precandidato. Consultamos al equipo del alcalde Arturo Dávalos y ellos proponen armarle en grande con el registro por hacer entre jueves y viernes.

Los dos frentes abiertos se declaran pues listos para combatir por la candidatura. Los ánimos y los apoyos mayoritarios se inclinan en favor de Dávalos. Los vallartenses disponen de suficientes argumentos para apoyar a uno o al otro. Conocieron los contrastantes estilos de gobernar, el gobierno nocturno y oscuro de Ramón Guerrero y el amigable y responsable de Dávalos. Fueron de época y dejaron profunda huella las sesiones del Ayuntamiento a media noche o media madrugada de “el mochilas”. Evadió  siempre la responsabilidad de pagar deudas y eludió tomar acuerdos de día y prefirió sesionar de noche para sacar acuerdos como la jubilación del priista Adrián “el archi” Méndez o la venta de 18 propiedades del pueblo. Algunas de esas deudas han sido saldadas por Dávalos, como la última, el pago de la millonaria deuda a Fonacot.

El tiro entre los naranjas está cantado. El influyente sector empresarial, muchas veces acomodaticio e indiferente a la política, ha dado indicios de ahora sí hacerse sentir. No quieren a Ramón Guerrero, prefieren a Dávalos, pero lo dicen entredientes y con exacerbada timidez. Han pedido se denuncie a Ramón Guerrero y cuando una voz les reviró su exigencia nadie quiso poner su firma en la denuncia.

La convocatoria del MC para el proceso local no es nada exigente y permite a cualquiera registrar precandidatura. En su décimo sexta numeral se indica que el proceso de elección de candidatos a cargos de elección popular “se realizará en los términos del artículo 41 de los Estatutos, por Asamblea Electoral Estatal, misma que se celebrará el (sábado) el 14 de febrero”.

El artículo 41, habla “de la consulta a la Base” y establece que “cuando se trate de candidaturas que deban surgir de los procesos de consulta a la base o de los formatos que preconizan el respeto a las tradiciones de las comunidades indígenas, los procedimientos de postulación serán expresamente señalados en la convocatoria respectiva”.

De acuerdo al contenido de la convocatoria, no hay nada que nos indique con claridad que quienes se inscriban se proponen medir fuerzas tangibles, votos o apoyos a medir. Con su registro, Ramón Guerrero opta por intentar allende fronteras vender la falsa idea de ser único y adorado dios de los vallartenses. Ese es su mundo porque ni es aldea Puerto Vallarta ni sus habitantes adoran falsas deidades y todos se lo han dicho las veces que arman sus revueltas en las redes sociales con la mítica y muy vallartense frase del “no lo queremos”.

Un proceso interno sería extraordinaria oportunidad para medir fuerzas en equidad de condiciones. Es una lástima. El MC no es el PAN. Acción Nacional es tal vez el único partido que previene un proceso interno de competencia democrática. Pero, si a esa democracia pura renunció “el mochilas” y arrastró a muchos de quienes hoy se proponen abatirlo, el solo nombre -Ramón Guerrero Martínez- no es garantía de respeto un proceso ambiguo y vacío como lo son los dictados de la convocatoria del MC.

El MC no contempla ni por asomo un real proceso de selección de candidatos. En el punto decimoséptimo dice: “en la postulación de candidatos en las que falte la determinación de los órganos competentes del MC, o en aquellos casos especiales den los que se produzca la sustitución de candidatos, antes o después de su registro legal, serán resueltas expeditamente por la Comisión Operativa Estatal”. El vigésimo: “Corresponde a la Comisión Operativa Estatal presentar ante el organismo público local electoral el registro y la sustitución en su caso de los candidatos de MC a cargos de elección popular”. Y el último, el vigésimo primero establece que “los casos no previstos en la presente convocatoria serán resueltos por la Comisión Nacional de Convenciones y Procesos Electorales.

Tomamos lo anterior por tratarse del contenido más explícito para los fines expuestos aquí. La convocatoria no ofrece a los precandidatos a inscribirse la oportunidad de competir por la candidatura. En todo caso se trata de la oportunidad de quienes se crean con tamaños para abanderar las causas  naranjas de prolongar un determinado periodo de  negociaciones. Ramón Guerrero sabe que es esa la debilidad del documento y se inscribe por dos razones, para apantallar e impresionar a incautos y también para azuzar a sus seguidores. A los suyos, los tiene bien adoctrinados y desde ayer empezaron a festinar que ya les dieron la candidatura.

Ramón Guerrero apuesta con su registro a “ganar” no un proceso democrático sino a doblegar a su partido, arrodillar ante él al propio Enrique Alfaro e imponer su candidatura a todos. Él sabe que no tendría ninguna oportunidad de competir y ganar en un proceso abierto, equitativo, justo y democrático. Sabe perfectamente que Arturo Dávalos le lleva amplia ventaja y en una elección democrática, interna o externa perdería ante Dávalos. De los tres métodos, por encuestas o  consultas, elección militantes, o designación, “el mochilas” va por la última.

Es “el mochilas” una bestia política herida, que lanza sus últimos estertores en la procuración de una revancha que al cerrar sus ojos ve la figura de su insaciable motivación: Diego Franco, Santiago Centeno y Memo Salcedo. Son ellos, no tanto Arturo Dávalos los que a su juicio, han sido los guerreros malos, quienes manipulan y maniobran las fuerzas del mal para su destierro. Al cabo de su registro, su soñada revancha contra aquellos tres pudiera ser su último deseo y su aliento de su vida política local. El malvado trío tampoco lo quieren en la comarca.

Revolcadero

La regidora Edelmira Orizaga Rodríguez también intensifica trabajos de “campaña”. Ya se encargó de deshacer a los ecologistas pues en su equipo integró a Juan Calderón Ramírez. Quién sabe si es mera coincidencia o la güera  Edelmira trae su tamalón bien amarrado pues en su equipo tiene al hijo y al nieto de  aquel gallero alcalde, Efrén Calderón Arias. Así es, Juan Ignacio Calderón Ibarría es el mismo chiquillo que apenas el pasado 1 de noviembre cumplió sus 23 añitos y ya se subió al carro de Ramón Guerrero Martínez, quién se lo quiere llevar de suplente de alcalde. Juan Calderón es el mismo que cuando contrajo matrimonio, frente a cientos de invitados se agarró a golpes con un invitado. Eran los tiempos del pandillerismo puro del hijo de ECA. Que mientras éste recorría todos palenques del país, su cachorro hacía lo mismo pero en los bares y cantinas armando la gresca. *******Nos llamó la atención que hace poco más de una semana los Calderón le organizaran una reunión con pura chiquillada a Edelmira Orizaga. Ahí estaba el médico Miguel Ángel Aldrete, que también del PVEM salta al Movimiento Ciudadano.  ¿Por qué nuestro asombro? Porque apenas el pasado 31 de diciembre trascendió que Juan Calderón y su chiquillo se habían integrado a la asociación Corriente Crítica que aquí encabeza Carlos Chacón. El Junior tomó las riendas del ala juvenil para la zona norte del municipio, de Las Juntas a la Palmas. El muchachillo nació en una casona en Ixtapa, a orillas de la carretera pero la familia ya reside en aquella finca que el médico Calderón Arias rentaba a Fernando González para bodega, casi frente a las instalaciones de la Policía Federal de Caminos. Pero justo 18 días después, a padre e hijo les llegó el arrepentimiento. Pero no regresaron al PRI, su partido de la familia, ni al PVEM, el partido donde hicieron sus pininos políticos. No. Se visten ahora de naranjas y se declaran mochilistas. Si se trata de opinar de “los juanes” pues como que son inestables y no saben qué quieren. Eso de cambiar de camiseta en dos semanas como que no haba bien de ellos. Así dejaron a Efrén Calderón González, sobrino de ECA, primo de Juan y tío de Juanito, quien los llevó al PVEM y hasta hizo al primo candidato a regidor.***** El Partido Revolucionario Institucional publicó este pasado sábado 2 su respectiva convocatoria para seleccionar a sus candidatos a munícipes. Habrá convención de delegados en Puerto Vallarta… los requisitos a cumplir por cualquier interesado en registrarse son los de siempre: apoyos de una cuarta parte de la estructura territorial, tres firmas de apoyos de los sectores u organizaciones del partido, una cuarta parte de consejeros municipales del partido o el diez por ciento de firmas de militantes. Claro, eso lo que respecta al partido porque también deben cumplir requisitos constitucionales, como tener derechos vigentes, documentos personales certificados, constancias que acrediten tener derechos políticos inalterables. Los aspirantes a precandidatos deberán acudir a registrarse el próximo martes ante la Comisión Municipal Electoral. Solo se apartaron dos horas de las once de la mañana a la una de la tarde para registros. Nos resulta curioso que la misma Comisión local revisará la documentación de quienes se inscriban, notificará a los interesados si hay falta o error y dan un término de 12 para “audiencia de garantía” y subsanar lo correspondiente, a más tardar “el 12 de diciembre”. Sin embargo, aclara luego de un punto y seguido: “en virtud de la labor técnica que representa la publicación electrónica, ésta podrá ser posterior a la notificación por estrados”. Ya se sabía que la precampaña arranca el 3 de enero y concluye a las 24 horas del 11 de febrero. El mismo sábado 11 de febrero se efectuarán las asambleas electivas municipales, a partir de las once de la mañana en el recinto posterior a designar.****** Tampoco hay mucho de nuevo en cómo se armará la convención municipal. La mitad del total de los delegados municipales lo representarán los consejeros políticos del partido, ya sean municipales, estatales o nacionales y delegados de los sectores y organizaciones electos todos en sus respectivas asambleas. El otro 50 por ciento serán delegados electos en asambleas electorales territoriales del municipio. En todas y cada una de dichas asambleas la convocatoria exige la observación del principio de paridad de género; es decir, una representación no menor al 30 por ciento de jóvenes mayores a los 35 años.

 

Leave A Reply