El triunfo de Dávalos y el sabor amargo de las traiciones

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz /

Todos los sondeos previos a la elección del domingo anticiparon tres resultados: la presidencia de la república sería para Andrés Manuel López Obrador, la gubernatura para Enrique Alfaro Ramírez y la alcaldía para Arturo Dávalos Peña.

El último -Dávalos- titubeó a la hora de salir a declarar su triunfo, puso nervioso y mantuvo en ascuas a sus simpatizantes hasta dar a media noche su mensaje triunfalista.

En espera de saberse el cómputo definitivo no se hallan cifras como para advertir que en algún momento el triunfo del Movimiento Ciudadano fue amenazado por el Movimiento de Regeneración Nacional. La diferencia entre Dávalos y Laurel Carrillo Ventura es superior a los diez mil votos, irreversible desde cualquier ángulo.

Ahora, el resultado final debe ser analizado con preocupación por los operadores y promotores del voto naranja. Se alzaron con el triunfo pero, de acuerdo a las metas trazadas, se quedaron corto. No se alcanzaron los objetivos propuestos. Los equipos y brigadas naranjas desde el arranque  ganaron las calles y ejercieron hegemonía durante los 60 días de las campañas locales y hasta se dieron el lujo de descansar los fines de semana. Pero no se cumplieron a cabalidad las metas.

Es cierto, el PRI, el PAN, los candidatos independientes, los morenos y Laurel Carrillo, Bruno Blancas, son los primeros en evaluar el resultado y hacer uso de la autocrítica. Mientras en todo el país, Morena aplastó a todos, y aquí apenas la maestra Lorena Jiménez ganó la diputación federal, los morenos se quedaron lejos de la alcaldía y fueron derrotados en la lucha por la diputación federal (es probable, que Bruno Blancas, se quede con la diputación local por la llamada “vía del repechaje”).

El conteo oficial estaría listo este miércoles 4. Dávalos rayó el medio centenar de miles de votos y Laurel Carrillo se quedaría poco debajo de las 40 mil papeletas. Una diferencia poco menos a los 15 puntos porcentuales. Aun así ya avisó que irá por el recuento de votos, el clásico “voto por voto, casilla por casilla”. Ayer miércoles convocaron a tomar el Consejo Electoral. También adelantaron que impugnarán el cómputo. No acepta Laurel Carrillo su derrota. Alegan en la sospecha de haber hallado votos sobrantes, aunque en números mínimos, pero la creen evidencias sospecha de fraude. La novatez de los morenos, su ignorancia pues, les impide saber que en cada casilla de cada seccional, la autoridad electoral envía boletas sobrantes para disponerlas a representantes de partido y/o funcionarios de casillas.

Ya casi al final de la campaña hicimos notar en este espacio que en la zona rural se percibía el fortalecimiento del voto a favor de los candidatos de Morena. Hemos encontrado al menos dos razones, misma que de manera simplista se reduce a una. En plena jornada electoral se pudo confirmar el éxodo de operadores que se dijeron naranjas y que trabajaron en favor de los candidatos del Morena. Al mismo tiempo, varios promotores del MC extrañamente no salieron a las calles, se desentendieron de sus asignaciones y traicionaron la causa.

En Las Palmas está plenamente confirmado que el ex regidor y presidente del ejido, Oscar Ávalos Bernal operó para Morena. El principal damnificado de la “traición” del “canitas” es Ramón Guerrero Martínez, el único perdedor acá de “los aguilitas”. “El mochilas” convirtió en regidor a Oscar Ávalos y al final lo abandonó por irse a Morena. De las tres “aguilitas” locales en disputa, la diputación federal con Ramón Guerrero, fue la única derrota del MC. Para el día de la elección, no hubo nadie en Las Palmas asociado a la causa mochilista.

Cuando de las casillas de los cinco seccionales de Ixtapa fluyeron los primeros resultados del conteo, fue unánime la reacción de incredulidad. López Obrador arrolló a sus competidores. Enrique Alfaro recibió buen trato y como Arturo Dávalos, aplastaron a Carlos Lomelí y a Laurel Carrillo.

Pero se detectó un comportamiento difícil de entender en casillas de un mismo seccional. El entendimiento está en la geografía vecinal del elector de cada una de las casillas del mismo seccional.

Para ejemplo, está el seccional 1998 de Los Tamarindos. Ahí se instalan 15 casillas. Acuden votantes de colonias tan disímbolas como la pudiente Banús, Paseos Universidad, la decadente Mina I y II, Los Tamarindos y Jardines. En la básica Morena, para munícipes, ganó 132 votos por 109 del MC. En una contigua, el MC ganó con 168 contra 116 votos. Dávalos logró sacar poco más de mil votos a los morenos. Esa diferencia la mantuvo Alfaro. Pero López Obrador arrasó. Ramón Guerrero perdió y Munguía sumó tantos votos que le permitieron estar en la pelea.

Ixtapa es la tierra donde nació el regidor Gonzalo Guzmán, allá en la esquina de las calles Guerrero e Iturbide. Su padre trabajó unos años una cantina y luego una tienda de abarrotes con expendio de cerveza. Es el coordinador del equipo de Enrique Alfaro. Encabezó una brigada que en donde participaron varios ixtapenses pero que el domingo ninguno de ellos se vio trabajar. Nos dicen que algunos fueron asignados a trabajo fuera de la demarcación.

Tuvimos acceso a la lista de “promotores” del voto naranja en Ixtapa y vaya que son muchos. Pero la mayoría no salió a las calles el domingo. Entre esos promotores hay de todo, auténticos vivales y oportunistas, defraudadores que se han apoderado y “robado” lotes urbanos y parcelas hasta de sus familias y empleados municipales de infame fama pública.

A unos cuantos pasos de la plaza pública, vive el titular de Deportes Amador Hernández. Es hijo de un empleado jubilado de Reglamentos que en Ixtapa se deja ver solo cuando asiste el alcalde Arturo Dávalos. Nadie nos reportó haberlo visto el domingo y en las dos ocasiones que asistimos a la escuela Emancipación, nadie lo vio en tareas de “movilizar” electores, o de acarreo, pues. Lino Ortiz Muñoz, candidato a regidor pero por el PRI, se apostó casi todo el día en las bancas de la plazuela. Nadie supo si el funcionario de deportes prefirió ayudarle a su cuñado “la perra Gay” a menear la masa para las quesadillas.

Quien sabe bajo que razonamientos pero de Puerto Vallarta mandaron al profe Guadalupe Benítez. El señor como que conoció Ixtapa en la campaña. Nos dijeron que tenía buenas ligas con el magisterio. Pero fueron precisamente los maestros del fraccionamiento Idipe-maestros los que se volcaron en favor de López Obrador y de la maestra Lorena Jiménez.

Eliseo Torres Rendón, oficial mayor de Padrón y Licencia, avecindado en Verde Vallarta fue parte de las brigadas naranjas pero no corrimos suerte en el saludo de la calle. Nadie nos dijo haberlo visto el domingo. Cada coordinador de sector, fue asignado a tareas de movilizar simpatizantes. Pero no hay forma de dar por efectivo a un Luis Rico, a Marilú Dávalos o Chuy el coordinador de Los Tamarindos. A Marilú Dávalos los viejos ixtapenses la asocian con el viejo priismo por la simple razón de estar matrimoniada con un hijo del finado José “pepo” Ortiz Camba. Luis Rico hizo carrera en el PRI.

Chuy González Melchor, la maestra de Los Tamarindos, Carolina Torres Felipe McCoy, Juan Becerra y hasta el propio Chubas Saracco, todavía son asociados al PRI. Y no precisamente varios de ellos tienen fama de ser buenos vecinos. La maestra Carolina Torres Rosas fue subdelegada cuando ahí despachó Gustavo Buenrostro en la era priista. “El Chubas” Saracco es de los amigos más allegados a Adrián “el archi” Méndez, quien como regidor en el trienio 2012-2015 negoció jubilarse con sueldo de regidor. Eso negociado directamente por “el mochilas”.

Es cierto, el MC de Dávalos logró sacar una ventaja de mil votos en Ixtapa pero es un número magro. El elector ya mandó su primer mensaje y si no mueven a los promotores naranjas en esa demarcación, el MC no gana la siguiente elección.

En esta ocasión, a esos promotores les ayudó hasta el infumable “cachis” quien les aportó poco más de 350 “simpatizantes” a la lista de “votantes naranjas”, los supuestos votos del MC ya amarrados que serían “acarreados”. También les ayudó, “y de a gratis” David de la Rosa Flores, quien encabezó las brigadas en la zona de Las Palmas. David de la Rosa se apoyó en su hermana, Virginia Arely Guerrero Flores, la misma que fue regidora por el PRI en la administración 2009-2011, cuando fue alcalde Salvador González Reséndiz.

Para la elección del 2021, al MC le urge ya darse una buena sacudida. No se puede hacer campaña cuando algunos brigadistas piden el voto en contra. Joaquín Peña, quien hasta al año pasado fue coordinador en Tamarindos, Banús, Costa Azul, dizque pidió el voto para Ramón Guerrero pero se asustó al saber las tendencias y abandonó la chamba. Hijo de una maestra, Joaquín Peña pidió abiertamente no votar por Dávalos.

En una casilla rural, “el mochilas” obtuvo apenas tres votos, en la misma casilla que seis y tres años antes, sumó casi 200 votos. Ese es pues un aviso y advertencia para los dueños del MC, para Enrique Alfaro, para Arturo Dávalos, para quien aspire a ser candidato en el 2021.

En Ixtapa, el regidor con licencia y regidor a estas horas ya reelecto, Eduardo Rodríguez Rodríguez, debe asumir su responsabilidad. No es el líder requerido para abanderar las causas azules en dicha demarcación. Se confrontó con “el cachis” y no tiene las mejores relaciones con los liderazgos de la comunidad. Carece de arraigo. Su mala relación con el ex delegado Víctor Manuel Aréchiga afecta al partido y afectaron a los candidatos. Nos han dicho que tampoco ha sabido hacer equipo con David de la Rosa ni con Marilú Dávalos. A lo sumo se le lleva con Zeferino Ramírez, candidato suplente a regidor.

Revolcadero

Le dedicamos largo tiempo a revisar los resultados de las secciones 1994, 1935, 1999 y 2000. Corresponden a Las Juntas-Mojoneras-Guadalupe Victoria y ahí, el Movimiento Ciudadano asignó las tareas principales a Guadalupe Guerrero Carvajal. Al arranque de la campaña dicha demarcación se consideró un foco rojo y por esa razón se ordenó a Guadalupe Guerrero hacerse cargo del equipo de promotores del voto. Lupita no entregó malos resultados y por primera vez en la historia un partido distinto al PRI pudo sacar una gran ventaja de votos a favor. En espera del cómputo final, la ventaja del MC respecto a Morena rondó los mil votos a favor. Proporcionalmente es un resultado más holgado en comparación con las cifras de Ixtapa. En la sección 2000 inclusive ganó Laurel Carrillo de Morena y en las cinco casillas del seccional 1999 se ganó con alrededor de 200 votos. En Las Juntas, los promotores naranjas no se olvidan que parte del resultado es por el mal trabajo de “Lalo Croc”, quien literalmente fue echado de Las Juntas por pelearse con los demás líderes naturales del MC. ****** Los amigos morenos hicieron pública una invitación por whasapp a reunirse frente a las instalaciones del Consejo Electoral. Están seguros de que hubo chanchullo y que por la vía del fraude perdieron la alcaldía. Muy pocos les creen pero nada les impide recurrir a métodos de presión para expresar su inconformidad. Ellos exigen recuento de los votos dizque por haber casillas sobrantes en los paquetes electorales. También ya adelantaron que van a impugnar. Todo está dentro de los cauces previstos. De que ganen, como dijo el ciego, está por verse. Que nadie se sorprenda si desde Guadalajara le dan su jalón de greña a Laurel Carrillo por exhibirse y anuncia su reculada a esas intenciones.****** Y bien, los expertos en el tema han adelantado sus proyecciones. Arturo Dávalos Peña sumará entre 49 mil y 50 mil votos. Es una cifra record. Nosotros creemos que oscilará en los 45 mil votos, suficientes para ganar con toda claridad a Laurel Carrillo, de Morena, que a duras penas se acercará al 30 por ciento, pero suficientes para ganar cuatro regidurías plurinominales. El PRI, con poco más del 7 por ciento, y el PAN con poco más de cinco puntos porcentuales, habrán de quedarse las dos restantes regidurías. Nueva Alianza, alcanzó a sumar aquí poco más de dos mil votos, realmente pocos para ayudar a la causa estatal. El Panal, como el PES y PVEM corren riesgo de perder el registro estatal y también el registro nacional.***** Y confirmado está la decepción de los candidatos independientes. Nos afirman que ninguno de ellos pudo siquiera registrar representante en el total de las casillas. Que Luis Alberto Alcaraz no quiso registrar ni un representante por casilla. Alcaraz López fue el líder de todos ellos, seguido de Máximo Martínez Aguirre. Pepe Martínez Gil, Fernando Sánchez y “el nene” Romero, fueron los coleros. Ah, y el primero independiente y luego ecologista, Enrique Goy Boy y todos los de su planilla, ya saben que no valen ni un cacahuate. No alcanzaron a juntar ni mil 800 votos. ¿En qué diablos estaban pensando al registrarse? ¿De veras pensaron que iban a ganar la alcaldía? ¿O una regiduría? O bien, ¿si les creemos que era serio ganar y ayudar al pueblo? Por lo menos en esta vez, nos vamos a quedar con las dudas.

 

Leave A Reply