La imposición en Morena y la rebelión de Gallegos y su grupo

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

“Nos vamos y no participamos” nos dijo el viernes por la tarde el abogado Roberto Ascencio Castillo.

Con ese frase corta resumía que él, Héctor Gallegos y todo el grupo político que transformó a Morena de ser un partido sin presencia en Puerto Vallarta en un partido de miles de militantes y con presencia en todo el municipio.

Fidencio Hernández Lomelí arribó al Movimiento de Regeneración Nacional mucho después que Gallegos y Roberto Ascencio. En los primeros días, el barzonista decía que Gallegos y su grupo eran arribistas y acabó por abrazar la misma causa. Lo contactamos ayer y nos aclaró que él no se va, que se mantendrá en Morena.

Los ex panistas y ex emecistas, Gallegos y Ascencio, llegaron a Morena por vías y tiempos distintos a Fidencio Hernández. El barzonista hizo nido en Morena a finales del 2016. Medio año antes, lo habían hecho Gallegos y el abogado Ascencio. Fidencio ya presumía un pasado de izquierda pero eso no le impidió sostener acercamientos con la era dorada del panismo vallartense. Sus pininos en la política fueron de la mano de Lázaro Vázquez, aquel agente municipal de El Zancudo que a la caída de Acción Nacional se refugió en el negocio de las artesanías.

Bien, lo primero es aclarar un punto. Ocurre una jugada que puede resultar interesante. Héctor Gallegos se va pero, muy al estilo de Juan José Cuevas, su  familia y amigos no se plantean de momento renunciar a Morena. La idea es quedarse y todo el grupo competir en su momento en una elección interna y recuperar el partido. Desde las bases hasta órganos de dirigencia, deberán estar en manos de morenos del grupo Gallegos-Ascencio.

No hay rompimiento de los ex naranjas con los barzonistas. Fidencio les extendió la mano para acercarse a la corriente Movimiento Nacional por la Esperanza, obra y creación de René Bejarano, “el señor de las ligas”. Esta semana difundieron imágenes en donde se observa a Gallegos y a Fidencio arriba de un autobús. Fueron a un acto del MNE de Bejarano en la capital del país.

A Gallegos le fallaron quienes desde adentro de Morena le juraron que sería el candidato a la alcaldía. Por eso le dedicó días y noches, fines de semana y días festivos a reconstruir las inexistentes bases del partido. Alguna vez nos dijo tener registrados a más de tres mil nuevos militantes.

Morena, o más bien sus dirigentes, han dado un trato injusto Gallegos y a su grupo. Un día se sorprendieron cuando vieron a Bruno Blancas acompañarse de Laurel Carrillo a una gira de Andrés Manuel López Obrador por Tomatlán. Le restaron importancia al rumor de haber llegado la química de Jala, Nayarit para ser la candidata a la alcaldía. Para ellos, nadie como Laurel Carrillo rencarna a “la fifí” vallartense, de las figurillas sociales de alta alcurnia que AMLO había hecho mofa en referencia a sus adversarios, Ricardo Anaya  y José Antonio Meade. López Obrador no va a designar a una “fifí” por encima de perfiles de larga lucha social como Gallegos, Nicolasa García Reynosa, Sarita Mosqueda.

El manoseo de la imposición de Laurel Carrillo ha sido grosero y ofensivo para Gallegos y su grupo. Dos semanas después del registro en el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana el partido ni siquiera se ha atrevido a informar de la conformación de la planilla. El Partido Encuentro Social y el Partido del Trabajo, sus aliados, han reclamado del incumplimiento en el reparto de espacios en la planilla. El PES días atrás designó a Carla Esparza como su dirigente. La elegante dama, comparte del gusto por el buen vestir con la abanderada, Laurel Carrillo y juntas prometen hacer la mancuerna perfecta de “las fifís de Vallarta”. Carla Esparza era un nombre murmurado como propuesta del PES para regidora. Ahora, desde la dirigencia del partido cristiano exige tres regidurías en la planilla de la Carrillo. El acuerdo de coalición considera otorgar el mismo número de posiciones al PT. Morena no quiere cumplir ni al PES ni al PT.

El partido lopezobradorista tiene un serio problema en Puerto Vallarta. A las damas “fifís” les da alergia ir a tragar polvo en las callejuelas de la periferia de la ciudad. Capaz y a Laurel Carrillo y a Carla Esparza les salen ronchas si se asoman al tiradero de basura que un día hubo en El Magisterio. Ellas no son de ir a dar la mano al cinturón de la periferia de la ciudad. Ellas son de cafés y restaurantes, de estéticas y salones de la crema y nata. Se les puede hallar en las exclusivas plazas comerciales, Galerías y La Isla en adelante.

Hasta el momento de su designación, todo iba de maravilla para la Carrillo. En sus planes estaba tener de súbditos a Gallegos y a su grupo. Soñaba con hacer campaña desde la comodidad de oficinas y restaurantes alfombrados, bien equipados, aire acondicionado, rodeada de amigas de su clase social. Desde allá, impartir órdenes a Gallegos, a Roberto Ascencio, a Fidencio Hernández.

Las damas de la corte de la química se sienten traicionadas por esos plebeyos que se resisten hacerles la chamba. A Gallegos eso no le importa. Desde la irrupción de la Carrillo jamás contempló trabajar para esa química. Roberto Ascencio Castillo, tampoco piensa regalar su trabajo. Fidencio menos.

Con Gallegos ya no hay secretos. El martes 3 publicó una aguda crítica a Morena y a su creador, López Obrador. Tituló: “Morena, una copia mal hecha de los demás partidos”. De su contenido central rescatamos lo siguiente: “Que la demagogia de la esperanza por el cambio que establece terminar con la mafia del poder y cero tolerancia a la corrupción son letra muerta, así como la autodenominación (¿?) de Andrés Manuel López Obrador que es el apóstol de la democracia, es una burla para a inteligencia de los vallartenses; y ésta la convierte en una copia malhecha, que Morena está fundada en la injusticia y la desigualdad; y esta la convierte en una copia mal hecha de los demás partidos políticos”.

Y apuntó a dos personajes: “quiero demandar enérgicamente a dos personajes, uno que viene de la Ciudad de México Alejandro Peña, a pisotear nuestros derechos democráticos, así como la autodeterminación de nuestro pueblo, y al avecindado en nuestro municipio, Bruno Blancas, a quien Vallarta lo recibió con los brazos abiertos para que le pague de esa manera…”.

Con semejante crítica, acusando de antidemocrático, al Morena y al AMLO, coartada y limitada la libertad de sus militantes, de violarse el partido la convocatoria y sus estatutos, de privar intereses sectoriales, de imponer a la candidata sin existir una encuesta, Héctor Gallegos no tiene necesidad de presentar escrito de renuncia. Él como el Cid Campeador, sin su presencia pero con la de su familia y amigos, se va de Morena pero promete regresar y ganar una segunda batalla.

Revolcadero

Vaya, lo que nadie creía podía darse, se pudo observar la tarde del domingo en Los Tamarindos Ixtapa. La candidata a senadora Verónica Delgadillo invitó al alcalde con licencia y candidato a reelegirse, Arturo Dávalos Peña y éste hizo acto de presencia y se dejó retratar abrazado de Ramón Guerrero Martínez. Guste o disguste hasta a los seguidores de Dávalos, estas estampas van a repetirse en la campaña. Hasta a los mochilistas les duele reconocer que a su paso, “el mochilas” provoca cierto rechazo de un buen sector de los vallartenses. En sus escenarios incluyeron que les va a redituar incluir en sus eventos a Dávalos. Por eso lo invitaron al acto de arranque de campaña en Las Juntas que sin embargo, el alcalde no pudo asistir por compromisos de su agenda. Lo patético es que los propios enmochilados le estorban al candidato del MC a la diputación federal. ****** El cerrarse el Operativo Semana Santa y Pascua 2018, el resultado es de un saldo blanco en las playas. En las dos semanas, se reportó un gran total de 32 mil 408 servicios de prevención y 586 servicios de emergencias. Esas cifras nos dicen que el grado de trabajo de nuestro amigo Adrián “el semáforo” Bobadilla García dedicó muchas horas extras al rendir un balance positivo a sus superiores. Precisó que de las 586 emergencias, 80 fueron atenciones a enfermos en domicilios, 43 atenciones prehospitalarias, 50 lesionados en la vía pública, 32 enfermos en vía púbica, 29 accidentes vehiculares por choque y tres por volcadura. Agréguele 15 accidentes de motocicletas, 29 incendios en lote baldío y 28 de basura, 24 menores extraviados en la playa, 21 rescates acuáticos, 30 enjambres de abejas y las infaltables, 20 falsas alarma. Tanto servicio y con saldo blanco, sin muertes que lamentar, pues sí, el operativo ha sido exitoso.******* Como que César Abarca anda zopiloteándose a Ramón Guerrero. Se le adelantó en ir a Los Tamarindos y cuando éste pisó los polvos levantados por Abarca, ya recorría las polvorientas calles de Volcanes, el asentamiento considerado símbolo del mochilismo al que “el mochilas” pareciera ya no querer regresar. Las familias le agradecieron a Abarca por haberles provisto de tubería para la introducción de agua. Esas obras tienen bien agradecidas a las familias que viven en Volcanes, pero también en Las Carboneras, la Ampliación Volcanes y Vista Volcanes, los asentamientos urbanos más abandonados.

 

Leave A Reply