Los alquimistas y la guerra sucia que salpican las campañas

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz /

Al arranque de la campaña, el candidato a la diputación federal del PRI, César Abarca Gutiérrez y su equipo de campaña advirtieron que se les venía encima una guerra sucia orquestada por su adversario, Ramón Guerrero Martínez.

Un mes después, el equipo del candidato del Movimiento Ciudadano a la alcaldía, Arturo Dávalos Peña anticipó que ya se diseñaba propaganda de lodo. Al principio de esta semana, el propio abanderado atajó en su discurso: “No vamos a caer en las provocaciones de guerra sucia. Vamos a responder con propuestas”.

Como por accidente, ayer se nos puso en la pantalla de computadora una parte de entrevista de radio a Luis Alberto Alcaraz López. “La guerra sucia está en proceso. Viene de Morena”, afirmó el periodista en receso.

El Movimiento de Regeneración Nacional postuló a la alcaldía Laurel Carrillo Ventura, única mujer entre once aspirantes. A Luis Alberto Alcaraz, le llama la atención que la guerra sucia en la campaña provenga del partido que postula a la única dama. Laurel Carrillo, “es una finísima mujer”, la que supone puede o pudiera “ser rehén de un grupo de talibanes”.

De lo dicho por el candidato independiente a la alcaldía se infiere que el equipo de Laurel Carrillo simpatiza con la campaña de lodazal que él advierte. Los operadores, ayudantes, asesores, el equipo de la química, estarían colocados en la línea de la sospecha de auspiciar la guerra sucia, sugiere Alcaraz López.

Ningún candidato se propone ni apoya emprender una cruzada en contra de su adversario mediante el uso de herramientas ilícitas. Para desgracia no se puede sostener lo mismo cuando se trata de hurgar en sus respectivos equipos de trabajo. Entre los llamados asesores políticos, operadores electorales, alquimistas, el “war room” de quienes aspiran a un cargo de elección popular pululan personajes que por su calidad de persona y por el maloliente trabajo que desarrollan están condenados a mantenerse en el anonimato y resguardarse en oscuros cuartos.

Desde que en las elecciones en el país se impuso la alta competencia y la diferencia entre la derrota y el triunfo es de unos cuantos votos y un porcentaje ínfimo, los alquimistas y la guerra sucia, se puso de moda. Es probable que Fernando González Corona amenazó los intereses del PRI, sea la primera víctima como candidato de la guerra sucia en Puerto Vallarta. De “mafioso” y “fernarco” no lo bajaban. Lo victimizaron y ganó la elección en febrero de 1995.

En una campaña, con regularidad la línea sucia tiene como objetivo al puntero en las preferencias del electorado. Claro, hay excepciones. Desde el arranque de la campaña por la diputación federal, el equipo de Ramón Guerrero dispuso de información cuya tendencia les indicaba que César Abarca se perfilaba a colocarse arriba de ellos.

Quizá, Alcaraz López esté por arriba de los candidatos independientes y puntero entre los cuatro independientes, intenten “bajarlo” los de abajo. Morena y sus candidatos se proponen “piratear” votos de todos los partidos y también atraer “votos independientes”. Allá apunta sus baterías.

Si desde los inexpugnables “war room” de los candidatos se trazan tretas y estrategias para minar por cualquier medio al adversario, es natural que las líneas se desvíen a los militantes de los partidos y simpatizantes del candidato tal. Esto último es fácil observarlo en las redes sociales. En el transcurso del viernes 11 hurgamos en los debates públicos del “feis” y al azar copiamos y pegamos los siguientes textos: Hermilo Alejandro Romo Navarro · 13:51 Priista de mierda eres un suplente del zacaton de Abarca, no tienes estatura para competir con Arturo Dávalos, te espera tu regiduria cuando mucho rata asquerosa”.

Se ve activo a un tal “MachisBar BQ”, que desencadena su furia en dos opiniones al hilo:  Machis Bar BQ · 11:13 El PRI y el PAN se ganaron a pulso el rechazo de la mayoría de mexicanos por rateros , corruptos y sinvergüenzas. Lo mejor que harían es desaparecer si tuvieran vergüenza. Machis Bar BQ · 13:47 Son engaña pendejos con sus discursos falsos y demagogos. Mal vivientes y miserables políticos chafas

Con sorprendente paciencia y la tolerancia del mundo, Thania González les responde: “17:42 #ContigoPodemos Roberto González, líder de resultados, preparado y con proyectos en beneficio de Puerto Vallarta”.

Tomamos los comentarios anteriores para con ellos demostrar que el respeto a los contendientes, entre ellos y entre sus respectivos simpatizantes se ha perdido.  No se trata de establecer que los promotores del lodazal de las campañas este ganando su guerra. Solo estamos aceptando que han ido ganando terreno y poco a poco permea el oído y la ira en una sociedad que hace de la libertad de prensa como el uso su derecho a propagar sus odios con el uso de teclas y roces de sus dedos en una pantalla.

Difundir la ira es apenas un mínimo producto de mentes distorsionadas y cerebros vacíos de materia orgánica. Mente que no razón, que ofende y desde la oscuridad del rincón de su casa, escondido en un monitor que bloquea su rostro, no es distinta al de aquel matón que asesina y descarna a una víctima que ha caído en sus manos. Contra estos malos humanos, las madres de desaparecidos marchan y se manifiestan en estos días clamando los regresen vivos.

Es cierto, son más los buenos que los malos. Pero los malos atacan y contraatacan. En el “feis” reencarnan los malos y muchas veces escudados en seudónimos intentando ofrecer ser muchos. Todos ellos son el producto mal engendrado por modernos alquimistas herederos de aquellos charlatanes alquimistas que en la época pasada convertían el plomo en oro.

Estos alquimistas de hoy, operadores políticos intentan convertir a cada candidato en su conejillo de indias para convertir el odio en votos. Al final, no es mucha la diferencia. Lo sorprendente es la multiplicación de incautos en cada elección y atrás de cada candidato. Al fin y al cabo, el auténtico conejillo de indias, el ratón del laboratorio, es ese tonto útil que se cree inteligente y expande el veneno creado y arrojado desde los cuartos de guerra para engendrar la inquina, multiplicar votos y ganar una elección.

No se trata de borrar la tinta de la crítica ni arrebatarle el derecho a expresarse. Vaya, ni siquiera de coartar el derecho alguno, a construir muros limitantes de crítica buena o mala, constructiva o destructiva. Pero en un país donde si de algo se presume en el exterior son mantener intactos esos derechos, como la libre expresión, la intolerancia también tiene limitantes y están plasmadas en reglas, normas, leyes o códigos. Aplica al periodista escapa pues a veces se rebasa a línea que separa la crítica del respeto y el agravio.

Revolcadero

A propósito de Morena. En un noticiero de la televisión estatal, le preguntaron al candidato a gobernador, Carlos Lomelí del cómo se proponía reducir los índices delictivos de Jalisco. “Con el ejemplo” respondió. Luego siguió hablando y rehuyó dar detalles. Luis Alberto Alcaraz, él candidato independiente a la presidencia municipal acá en Puerto Vallarta, también trae algo del tema. Es apenas una propuesta, la de reducir en la mitad las cifras de la inseguridad, particularmente el robo a casa habitación. Tampoco lo escuchamos hablar del “cómo”. Es probable que en alguna parte de sus entrevistas abunde. Tal vez la varita mágica del amigo Luis Alberto esté en que buscará en un concurso público a su jefe de policía. Su propuesta magna es esa, concursar todos los cargos de primer nivel aunque se reservará el derecho a designar a dos subdirectores. Suena atractiva su propuesta pero el ciudadano ya ha escuchado tantas promesas y como nada funciona ya nada cree. Es una grosería que un candidato vinculado a Andrés Manuel intente siquiera convencer de que “con el ejemplo” acabará con los delincuentes, los matones, los huachicoleros, los mataestudiantes, la corrupción y los corruptos, robacarros y robaniños, narcos y capos, y varios etcéteras. Nomás falta salga y Lomelí diga que Amlo acabará con los apostadores de casinos, los amarrabilletes con ligas y “ligueros”, etc.****** Y pues bien, Morena hizo oficial su última contratación.  Ayer presentaron a la prensa a José Antonio Joya Rodríguez, el alias “Tony Joya” y/ o “Tony Mentiras”. Es un producto netamente vallartense, un patasalada naturalito y bien parido diría Humberto Famanía Ortega. Que la estructura del Partido Nueva Alianza, con presencia en 60 colonias, apoyará a Carlos Lomelí. Al “Tony Mentiras” lo jaló a Morena, Luis Roberto Preciado, el mismo que hace año y medio vino a darles la bienvenida a Heriberto Sánchez y Tito Yerena cuando éstos “rentaron” la franquicia de Nueva Alianza. Ya dirá Heriberto si el “Tony Mentiras” le arrebató su estructura y se la llevó a Morena. Fue Heriberto el que construyó la estructura, primero del PES y se las llevó al Panal y en las mismas se apoya en su campaña. “El Tony” ha sido del PRI, PRD, PVEM, Partido Humanista, “cristiano” del PES y ahora de Morena. Alguna vez, el Tony se vio naranja pero se fue al hallar cerrada la minita. Y el tal Preciado no canta mal las rancheras. A donde va uno, se va el otro. A los Morenos, a Carlos Lomelí, ni a Corina Naranjo les importa el multicolorido partidista del muchacho. Le creen a ciegas que jala muchos miles de votos.****** Como que el equipo de César Abarca pierde piso pues ya hay quejas que los suyos y hasta el candidato, se están mareando. Desde hace varios días circula un video en donde se graba el momento que dos promotores de Abarca amedrentan a un amigo mecánico y de apodo “el ñaco” nomás porque les pidió no colocar una manta en su propiedad. Álvaro Navarrete usó su mejor arma, teléfono y alcanzó a captar el momento de la graciosa huida de los promotores del PRI que de su lengua dejaban escapar sapos y culebras contra el amigo “ñaco”. El incidente ocurrió el pasado sábado 5 de mayo y lo hizo llegar a un amigo  que reside en Estados Unidos y desde allá se le dio difusión en el “feis”. A juicio nuestro, iba bien César Abarca pero ya sus muchachos empiezan a dar muestras de soberbia y arrogancia, amenazan e intimidan, atropellan y abusan de los ciudadanos y eso no está nada bien. Si el César Abarca y su pandilla siguen subidos en la nube, la caída será dolorosa. Ya se sienten ganadores y no, esto apenas empieza. Por lo menos varios amigos nuestros ya muestran dudas de apoyarlo y nos empiezan a decir que mejor no votarán por él. Grave sería que hasta sus parientes postizos le retiren el apoyo. Y en Ixtapa hay varios ejemplos. Con esas poses de divas, no pueden defender su posición ¿Pues qué virus les picó? Por lo pronto, la familia de Álvaro Navarrete hace responsable a César Abarca de lo que les pueda ocurrir. Los gorilas de Abarca ya regaron su veneno en Las Palmas.

 

Leave A Reply