Los Davalistas y el proyecto rumbo al 2021

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

“Las monitas estén cerradas”, nos habló en tono quedito un funcionario municipal de mando medio.

¿Y quienes son las monitas?

-Tu los conoces. Dávalos, el Memo Salcedo, el tesorero Ricardo René, Centeno… Pura chucha. Son tus amigos.

Nos resultó divertido el extracto anterior de una charla de más tiempo.

Y es cierto. Alrededor del equipo rosa del alcalde reelecto, Arturo Dávalos Peña se ha corrido una densa nube negra y en ese entorno se impuso el hermetismo. “Las monitas”, como ya se conoce al grupo compacto de Dávalos se han dedicado las últimas semanas a revisar cada uno de los perfiles a considerar hasta para las posiciones de quinta.

Sabemos de algunos amigos que ya han sido debidamente “notificados” verbalmente que van a repetir, que serán ratificados, o en su defecto, a que dependencia saltarán a partir del primero de octubre. Como el tema no es dar primicias ni adelantar la composición del “gabinetito” de Dávalos, por decisión propia omitimos dar detalles o nombres de quienes ya amarraron chamba hasta octubre del 2021.

Seguido por muchos amigos y desconocidos suyos, el profesor Lepe Fischer publicó como todos los días un breve comentario que no debe pasar por desapercibido. Es conocida la ironía que suele imprimirle el viejo maestro de Educación Física pero sus muchos seguidores en las redes sociales han aprendido a leer cuando no le añade el aderezo de la ironía. Muchos lo tomaron como la voz de inicio y arranque rumbo al lejano 2021.

“Cuando el río suena, es que lleva agua. Dicen que el Lic Víctor Bernal será el próximo director de Desarrollo Social. Listo estoy para iniciar la campaña a Presidente municipal Lo apoyo absolutamente”, escribió el profesor.

En otros momentos, lo anterior hubiese provocado una cascada de comentarios en todos los sentidos. No fue el caso. Se impuso la máxima aquella de “el que se mueve no aparece en la foto”. Pocos, nadie del cuadro naranja, ni de broma algún funcionario municipal osó dejar su opinión pública. Aprendieron a hacer política y al no saber a dónde tiran la línea optan por cuidarse.

El proyecto 2021 es eso, un mero proyecto. Pero en ese largo camino, las calabazas se acomodarán y a medio camino habrán de definirse los mejores perfiles para encabezar en cada partido un determinado candidato. El ya destapado por el profesor Lepe Fischer, Víctor Manuel Bernal Vargas es apenas uno de muchos que pudieran apuntarse por el Movimiento Ciudadano. Es sin duda sino el más, uno de los dos más adelantados.

Cuando al interior del grupo político de Dávalos se discutía, se palomeaba y se borraban nombres de prospectos a ser incluidos en la planilla del MC, se decidió dejar fuera al ahora secretario general del Ayuntamiento. “Es el proyecto 2021” nos dijo una de “las monitas”.

Por su posición de funcionario y la influencia adquirida en su corta trayectoria de servidor público, Víctor Bernal estaba en posición de pedir ser candidato. Sin embargo, él se apostó en posición de aspiraciones superiores. Para el 2015 su nombre había aparecido como probable aspirante a una diputación. Ahora es perfilado para competir por la alcaldía y no es un conejillo de indias.

En las dos últimas semanas escuchamos mencionar que Víctor Bernal iría a la dirección de Servicios Públicos. Ahí se hizo Arturo Dávalos y también en esa dependencia se fogueó y agarró colmillo el actual presidente municipal interino, Rodolfo Domínguez. Nos sorprendió en cierta medida, saber de las intenciones de designarlo al frente de la dirección de Desarrollo Social.

En Servicios Públicos se va a trabajar y en Desarrollo Social se va a gastar dinero. Eso dicen los que saben. Bajo esa lógica, es en la última donde se hacen las candidaturas. De ahí salió Salvador González Reséndiz a la candidatura por el PRI a la alcaldía.

Pero Chavita se forjó la candidatura de la vergüenza. “Si quiero ser candidato, debo de aguatar eso y más” nos dijo una vez en el Vips. Le preguntamos por qué toleraba insultos y mentadas de Javier Bravo y esa fue su respuesta. Hijo de un ex alcalde, ex varias veces diputado y ahora coordinador del gabinete del gobernador Aristóteles Sandoval, Chavita entendía a la perfección la sagrada regla de comer sapos para ser un político exitoso.

Si repite en la Secretaría General, si va a Servicios Públicos o a Desarrollo Social, ninguno de los caminos lo aleja o lo acerca de la candidatura naranja. Al fin y al cabo, las primeras batallas se libran al interior del MC y a eso deberá enfocarse Víctor Bernal. Desde cualquier dependencia, inclusive fuera de la administración, se puede construir una candidatura. Rodolfo Domínguez Valle, el padre del alcalde interino, fue despedido de Servicios Públicos Municipales por David Cuevas García, “porque me robas fama”, y desde su tienda de materiales de construcción ganó simpatías y votos de panistas.

Por simpatías o por advertir a fortalezas de cada aspirante, además de Bernal Vargas, dentro del MC también han hablado de Diego Franco Jiménez. El primer round que “las monitas” van a protagonizar pudiera ser entre ellos dos. Quien se imponga, se confrontará contra un tercer proyecto que también ya se cocina. Antes del fin de año 2020 se resolverá el duelo Víctor-Diego. Es cuando las calabazas se acomodan en el camino.

Si Dávalos se apega a la vieja regla del “dedo priista” se equivocará. Víctor Bernal deberá tener bien clara su tarea, la de sumar y sumar, nunca restar, dentro y fuera del MC, y arrollará a Franco. Tiene todas las condiciones para imponerse por la vía de las simpatías populares. Franco solamente podría estar por encima solo si es bendecido por el potencial dedo impositor de Dávalos. Si eso ocurre, capas que pierdan la segunda de las tres batallas y cualquier mochilista, les gana la carrera naranja.

Se necesitaría ser muy necio para ver el retorno otra vez de Ramón Guerrero Martínez. Sin embargo, la presencia del “mochilas” está garantizada por la interpósita persona del diputado Luis Ernesto Munguía González. El de Ayutla intentará cobrar venganza a “las monitas” con su instrumento más filoso, la candidatura de Luis Munguía.

Basta exponer razones de singular simpleza como la personalidad y carácter para sostener de entre Víctor Bernal y Diego Franco quién de ellos es mejor aceptado por el electorado. Franco tiene ciertos rechazos hasta en su equipo. Les disgusta el trato personal a sus subordinados. Víctor tiene un trato más respetuoso. Franco es uno de aquellos importados por Ramón Guerrero para su primera campaña, la del 2012. En esa “traición” se explica el rencor engendrado por “el mochilas” a su persona.

Muchos amigos creen ver en Víctor Bernal la reencarnación de Arturo Dávalos. Es patasalada y descendiente de una familia de abolengo, requisito suficiente para tomarlo en cuenta.

Revolcadero

Nos han informado que Arturo Dávalos Peña le ordenó a sus colaboradores más fieles trabajar en una especie de “reingeniería” para analizar la posibilidad de desaparecer pero crear otras y dividir algunas dependencias y así abrir espacios con el fin único de dar mejores y mayores resultados. No se sabe si hay avances en la reingeniería municipal de Dávalos pero quienes esperaban turno para acomodarse ya traen bajo el brazo su “plan b” y si no prospera, apostarán a una segunda chamba.******César Octavio Madrigal Díaz es uno de los panistas que realizan campaña para conseguir la dirigencia estatal del Partido Acción Nacional. De hecho, desde enero pasado anda en campaña. Fue el primero en apuntarse para ser candidato a gobernador y desde esos tiempos visita a militantes. Pero el ex diputado local y también ex diputado federal, anda tan despistado que cuando vino a Puerto Vallarta se cobijó con un ex panista. Cuando los militantes se enteraron que Ramsés Moedano le sirvió de lazarillo en un recorrido por el distrito Madrigal perdió simpatías. Ramsés Moedano se apuntó para pedir al PAN la candidatura a diputación local sin convencer a nadie. Se enojó y renunció el 20 de marzo.****** La aspiración de César Madrigal nos confirma que el PAN Jalisco no tiene futuro inmediato. Allá a principios del milenio, César y su hermano, Héctor Alejandro vivían su mejor época política y ganaron posición dentro del PAN. A la víspera de la Navidad de diciembre del 2002, la ejecución de su hermano Marco Antonio los manchó y desde aquellos tiempos arrastran la sospecha de ser ligados a la delincuencia organizada. En aquel fatídico diciembre, en las inmediaciones de Plaza del Sol también mataron a un ex alcalde de Aquila, Michoacán. Para las elecciones del 2009, Alejandro era regidor por el PAN en Guadalajara y compitió sin ganar por una diputación local. César se perfilaba para ganar la diputación federal en el mismo distrito 14 de Zapopan, el territorio de los Madrigal. En esas elecciones los priistas acusaron a los Madrigal de estar vinculados a la llamada “delincuencia organizada”. Naturalmente, los Madrigal siempre negaron que su hermano era mafioso y en su defensa alegan se trata de acusaciones de sus adversarios políticos. Pero sí, el “Tony Madrigal” fue una figura como de películas, un personaje real de libros sobre el narco. Para dudas o consultas, ahí están los archivos. Vaya amigos de Ramsés Moedano.****** La presidente del Sistema DIF municipal, Adriana Gómez Funes dio el tercer informe de actividades este miércoles por la tarde. La explanada del edificio del organismo asistencial, allá por Paseo de Las Palmas del Barrio Santa María, se habilitó para recibir a los invitados especiales al evento.

 

Leave A Reply