Los escándalos y desfiguros del regidor Gonzalo Guzmán

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz /

De Juan Gonzalo Guzmán Delgado sus amigos nos dicen que anda alzado. Insoportable. Presume su cercanía con Enrique Alfaro, que le va a dar “buen hueso”.

No nos es fácil aceptar lo que distintas personas nos platican del regidor, licenciado Gonzalo Guzmán. Ya agarró colmillo y le entiende a este “negocio” de ser político.

Los comentarios anteriores provienen del interior del Movimiento Ciudadano, de militantes y simpatizantes. Revisamos en su pasado inmediato y nuestros amigos del Partido Acción Nacional, el partido del cual surgió el personaje en mención, tampoco se expresan con generosidad de su persona.

Gonzalo Guzmán debe la regiduría al PAN. Le dedicó tres años “trabajar” con Juan José Cuevas García y a principios del 2015 obtuvo su premio: “El peri” lo propuso para ocupar la segunda posición de la planilla y amarró la regiduría “pluri”. Como regidor cobró algunas quincenas vestido de azul y brincó al MC. Su “líder”, Cuevas García, se tardó casi dos años pero también saltó al MC.

Fue triste y decepcionante para el panismo perder dos espacios ganados en las urnas. “Inmerecidamente el PAN le dio la segunda posición en la planilla y nos traicionó” nos comentó un amigo militante de Acción Nacional.

La evaluación a su desempeño en el Ayuntamiento ha sido gris y ha causado risas. Una de sus pocas iniciativas fue la propuesta de contratar un sistema de transporte para los empleados municipales. Su iniciativa sigue en el congelador, ya empolvada. Su desaseada forma de trabajar le causaron algunos escándalos como su necedad de acomodar en una plaza a Marijosé Vargas. Quien desee saber información adicional de dicha dama, acuda al área de regidores.

Sin separarse de su responsabilidad edilicia aceptó comandar algunas brigadas y trabajar exclusivamente en la campaña de Enrique Alfaro Ramírez. Hasta pidió al coordinador distrital de Alfaro, Pancho López el de Tomatlán, hacerse cargo de todo Puerto Vallarta. El resultado fue desastroso. Alfaro ganó la gubernatura pero en buena parte de la ciudad, Carlos Lomelí pasó por encima del candidato naranja. Dos semanas después de la elección, un amigo a cargo de la casilla básica de la primaria Emancipación de Ixtapa -la 1997-  nos confesó como él y los demás funcionarios se sorprendían al sumar y sumar votos de Morena, para Andrés López Obrador y también para Lomelí. Arturo Dávalos ganó por el MC, pero los morenos barrieron.

Gonzalo Guzmán nació en Ixtapa, allá por la calle Guerrero, rumbo al panteón. Tampoco pudo ganar para Alfaro las casillas próximas al domicilio paterno, en la Secundaria 56. En Los Tamarindos tampoco entregó buenas cuentas. En campaña, su equipo trabajó solo en las jornadas incluidas en la agenda del abanderado a la alcaldía. Es decir, si las brigadas de Arturo Dávalos no hacían crucero de pega de calcas, Gonzalo no estaba. Pudo trabajar los fines de semana, días de descanso de los brigadistas de Dávalos, pero no. Prefirió cobrar sus seis quincenas como regidor a separarse de su cargo y dedicarse de tiempo completo a la campaña. Quienes estaban cerca de él nos dicen que se la pasó subiendo fotos al “feis” y así aparentar trabajo. Sus amigos son quienes se burlan de él al comentar su fiasco y lambisconería al próximo gobernador.

En plena euforia escuchamos detalles de la promisoria chamba que tiene en la vista el regidor. Por ahora omitimos todo lo relacionado a este tema y preferimos abundar su no menos necia insistencia en conseguir el permiso para abrir un nuevo puesto de vente de jugos en la calle Aguacate de la colonia Emiliano Zapata. Se oponen los vecinos y la junta vecinal fijó su postura de ya no permitir armatostes en sus calles.

“Es un compromiso mío (de campaña)” gritó en varias oficinas del gobierno municipal Gonzalo Guzmán. Varios funcionarios se dicen sorprendidos de escuchar el grosero y folclórico castellano del regidor. En la oficina de Padrón y Licencias, los responsables de recibir la documentación y dar trámite y dictaminar solicitudes de nuevos permisos, se quejan de haber sido ofendidos.

El regidor no quiere saber nada de reglamentos ni de cualquier normatividad que prohíba el ejercicio del comercio ambulante en dicha zona de la franja turística. “Todo se puede”, ha gritado.

Los vecinos están bien enterados del asunto. La interesada es sobrina de una dama ya fallecida que hace unos 12 años cerró su puesto a un costado de la iglesia de la Santa Cruz. En ese sitio trabajó un tiempo hace ya dos décadas un amigo de apodo “el roky”. Recientemente se instaló un puesto de venta de tacos, familiar del dueño del puesto de la esquina de la casona del ya finado Carlos Munguía Fregoso, el legendario Cronista de la Ciudad. El reclamo se base en el derecho “por antigüedad” creado por el puesto de la tía. Los amigos del vecindario nos afirman que la sobrina pretende obtener el permiso y planea rentarlo.

En la colonia Emiliano Zapata los vecinos no asumen una postura cerrada al comercio informal. Sin embargo, defienden el hecho que la calle Aguacate se convierte en un corredor de taquerías. Les están robando sus calles. En esa zona reubicaron temporalmente varios de los puestos movidos por la demolición del edificio del Cine Bahía. Por años ha estado en el abandono otro puesto a un costado de la iglesia. Todas las tardes se instala un señor de edad avanzada que elabora y vende churros. El famoso puesto de tacos de cabeza se convirtió en dos por pleito de familias. En la contraesquina, ya va para tres décadas la carreta de carnitas. (Nunca intentó sin poder quitarlos el vecino Rafael Yerena) A media cuadra está el negocio de hamburguesas al carbón y los vecinos de al lado, Mariscos Cisneros, venden dentro de su local y en la calle sus tacos y quesadillas de camarón. Entre Venustiano Carranza y Basilio Badilla frente a una antigua tienda de barrio está otro puesto de carnitas. Simón Guzmán se opuso si no, ahí se reubican los puestos del ex Cine Bahía.

Los vecinos están molestos con el regidor a quien identifican como el promotor de reubicar en esa zona a puestos removidos de otras zonas y pretender reabrir puestos cerrados hace años. Saben que, si lo permiten, se quedarán para siempre las tres taquerías de la calle Francisco I. Madero. Los dueños del edificio ya negocian les dejen todas sus banquetas libres de puestos porque los prospectos de condóminos no quieren comprar sus lujosas suites. Y sospechan que ahí también Gonzalo Delgado tiene las manos metidas.

Revolcadero

Vaya rebeldías que entre militantes y simpatizantes de Morena provocó un anuncio del diputado local electo de repechaje y dirigente del partido, Bruno Blancas. La llegada del “independiente” no es bien recibida entre los morenos. Lo tachan de ser un oportunista que hasta hace algunas semanas se expresó mal de Morena y de sus candidatos. Bueno, dicen que el Pepe Martínez vale apenas un cacahuate porque apenas pudo tener poco más de mil votitos en la elección del primero de julio. Nuestros amigos morenos creen que Bruno Blancas está abriendo las puertas a todo mundo para dentro de tres años ser candidato a la alcaldía y hacer a un lado a Laurel Carrillo y también a la diputada federal electa, Lorena Jiménez Andrade. Nos dijeron que ya trae en la mira reclutar al “Pancho el chuletas”, un viejo priista que alguna vez coqueteó con el PAN, regresó al PRI y que en esta campaña pasada presumió ser el asesor de cabecera de Ramón “el mochilas” Guerrero. Que éste personaje presume representar varios miles de votos y Bruno Blancas se lambe el bigote por tenerlo en Morena pues sería la avanzada del arribo de la tribu enmochilada.******A una semana de no saberse el paradero del jovencito Juan Carlos Castañeda Gómez, no hay noticias de él. Es sobrino de los maestros y mejores amigos, Gustavo y Martín Gómez Gómez, quienes el fin de semana hicieron el vieje a su natal Autlán de Navarro para ayudar a labores de búsqueda por toda esa región de la entidad. Juan Carlos apenas había cumplido los 18 años y se disponía para hacer el viaje a Veracruz pues había aprobado exámenes para reanudar allá estudios superiores relacionados a la náutica. Había egresado de la preparatoria de la UdeG y la Federación de Estudiantes Universitarios, la FEU, presentó denuncia en la Fiscalía del Estado hizo suya la exigencia pública y ayuda en las labores de rastreo de su paradero. Entre los datos informados por la familia se indica que el jovencito vestía camisa azul tipo polo, pantalón de mezclilla, tenis negros y un reloj color plata. Los amigos, familiares y miembros de la comunidad universitaria piden a través de redes sociales información que ayude a localizar al muchacho. Inclusive se puso a disposición el número 3030-4949 para proporcionar de manera anónima y segura cualquier información que sea de valía. Ya al caer la noche del miércoles consultamos a Claudia Verónica Gómez Quintero, también de la familia, y no hubo buenas noticias. ******Bahía de Banderas es tierra sin ley. Los ladrones actúan al amparo de las noches pero también de la luz del día y nada ni nadie les impide hacer su “trabajo”. La empresa y los empleados de la agencia Nissan de Mezcales ya son clientes de las ratas de dos patas. La empresa se localiza a bordo del boulevard Riviera Nayarit pero no hay policía que brinde seguridad. En los últimos tres meses van cuatro vehículos de trabajadores cristaleados y uno robado. Dos veces se han metido al área de talleres y se han robado herramientas. El dueño de la empresa se ha negado presentar denuncia judicial para evitar el escándalo. Ya han pedido apoyo para poner a buen resguardo vehículos en horarios de trabajo pero niegan darles apoyo. En el transcurso de este miércoles 18 cristalearon la camioneta de otro empleado. Ojalá y el capitán Sergio Dávila se anime y se apure y de el “sí” a la invitación de su amigo Jaime Cuevas y asuma las riendas de la cuicada en Bahía de Banderas. Urge ponerle un alto a la delincuencia.

Leave A Reply