Los pronósticos de la contienda en la que Roberto del PRI no “pinta”

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz /

Se asoman el fin de las primeras dos semanas de campaña y ya hay cruce de apuestas y pronóstico electoral. Casi nadie, a excepción de candidato y activo de su equipo, tiene dudas de quién se perfila para ganar; apuestas, debate y discusiones apunta a quién ocupará la segunda, tercera y cuarta posición, o quienes serán los beneficiarios de la asignación de las regidurías plurinominales.

Es en el equipo del candidato priista, Roberto González Gutiérrez donde más afloran los problemas. Cualquier observador político de mediana malicia podrá percibir que algo anda mal en la campaña tricolor. Deben ser los yerros del candidato, o de su equipo, porque los candidatos en las diputaciones están en posición de competir y con altas posibilidades de salir airosos. Si, como otros abanderados del PRI, este ya es rehén de sus asesores y amigos, del infaltable grupito de “presidentitos”, está pagando las consecuencias. Lo cierto es que, no se ven avances y el candidato va en retroceso.

Consideramos interesante exponer algunas cifras de autoría de amigos bien informados del proceso local. Es un curioso ejercicio de futureo político, obtenido en base a “pura experiencia y trabajo en las calles”. No es por supuesto ningún tipo de encuesta pero captamos son razonamientos fundamentados en el trabajo de todos los candidatos en estas dos semanas.

Primero, el padrón de electores de Puerto Vallarta ronda en los 220 mil ciudadanos inscritos. De acuerdo a los ánimos percibidos al momento, se estima vayan a las urnas en esta elección concurrente entre el 50 y 60% de dicho padrón. Que vote la mitad de los electores, no es malo en un municipio donde en el último proceso fue mucho menos de dicho promedio. La elección anterior fue intermedia. Tanto candidato, once en total, no se traduce en mayor motivación a participar.

Entonces, con 220 mil empadronados, quizá se muevan, acarreados o transportados que da el caso, unos 120 mil vallartenses. Eso en el escenario más alentador porque si sube de tono el lodazal, la guerra sucia y esas cosas, desaniman a los votantes y no acuden a las urnas.

Con esas cifras, ¿Cómo se va a repartir el pastel?

A los adversarios de Arturo Dávalos Peña y al Movimiento Ciudadano les desagrada que se machaque en ser los naranjas quienes van en la punta. Creer lo contrario desde un partido adversario al MC, es propio de un motivador profesional que guía a una victoria inalcanzable. Pero ese motivador es eso y cumple su chamba. A nosotros nos toca hacer el esfuerzo por interpretar realidades y aun sea un juicio personal transportarle a la noche del primer domingo de julio. Sí, en consecuencia es un juicio subjetivo en tanto hay razonamiento y conclusión personal y por cierto, no hallamos mayores complicaciones para inferir que Dávalos está en este momento muy por arriba de sus contendientes.

Si nos vamos de arriba hacia abajo, cualquiera de los candidatos independientes está en condiciones de computar un porcentaje arriba del dos por ciento. De ahí para abajo. A duras penas ellos podrán superar la barrera que los coloca en las matemáticas del reparto de las regidurías plurinominales. Alcanzar el dos o el tres por ciento, tampoco es garantía de una regiduría. Eso del “resto mayor” y demás fórmulas aritméticas aplicables es el sueño de muchos. Si Luis Alberto Alcaraz López, “el Pepe” Martínez, Máximo Martínez Aguirre, otro independiente, se alzan con tantos votos como para ser regidor, sería una hombrada.

Ubiquemos a tres partidos en el grupo por llamar “la chiquillada”. Se trataría de Nueva Alianza, el PRD y el Verde Ecologista. Es probable que estos partidos, sumen votos por arriba de la media de los independientes. No en una proporción como para asignarles por decreto una regiduría pluri. El PANAL es quien está en mejores condiciones y no por un sostenido trabajo social. No. en realidad la posición del PANAL es por el trabajo permanente y que por años ha desarrollado su candidato, Heriberto Sánchez Ruiz. Bajo las siglas del PRD, Heriberto Sánchez ya consiguió una regiduría pluri, en el trienio 2006-2008.

Si nos apuran a dar números, el PRD andará en la banda del 1.5  y el 2 % del total de votos. El PVEM, del 2 % podría acercarse al 3%, lo cual, tampoco lo convierte en regidor electo. Muchos con ese porcentaje se quedan al momento del reparto del “resto mayor”. El PANAL de Heriberto Sánchez es quien más posibilidades tendría de ir más allá del 3% de los votos y entrar al reclamo de la regiduría disponible al cabo de una primera ronda de las pluris, las que estarían reservadas para los del grupo del PRI, PAN y Morena.

En los análisis del grupo que en estas dos primeras semanas de campaña es en donde la coincidencia es menor. Nuestros amigos de la izquierda, leales y fieles al tabasqueño Andrés Manuel López Obrador se asumen como los punteros entre ellos. Creen, y de eso se dicen seguros, haber ya superado al priista, Roberto González. Son porristas del “ya sabes quién”, ni siquiera de la abanderada Laurel Carrillo Ventura. Cualquier amigo, amiga, allegado y cercano, miembro del equipo de la campaña de la química, nos diría que ellos van arriba del “cepillo” Dávalos, y que ganará la elección. Esas opiniones se eliminan por la obviedad natural y ser expresiones electorales.

Ahora, lo cierto es que la posición dos de la tabla, donde colocamos en este momento a Roberto González, es amenazada. Morena los trae de la cola. El fenómeno AMLO será de mucha valía para catapultar a todos los candidatos morenos y se podrá materializar en su visita ya anunciada para el 16 de mayo.

Y en una de esas, si se descuida Roberto González, el PAN o Morena, podrían mandarlo a la cuarta posición. En este caso, más que por carisma y trabajo del candidato del Partido Acción Nacional, Saúl López Orozco, si éste logra avanzar, lo hará arrastrado por el avance de Ricardo Anaya.

Respecto a este grupo, no estamos seguros si Morena ya superó al PRI. Sin embargo, con toda probabilidad, en las siguientes semanas van a rebasarlo. No vemos por ningún lado cómo Roberto González conserve su posición. No hablamos de que gane el PRI, sino con lograr rechazar los embates de Morena y mantener la posición salvarán la campaña.

Ofrecemos cifras de dos pronósticos. Al PRI le dan de 9 a 10 puntos; al PAN entre 11 y 12% y a Morena, un 20%. A juicio personal, vemos cierta generosidad al otorgársele 8 puntos porcentuales a Morena arriba del PRI. Sin embargo, dadas las circunstancias, el impacto y la influencia de las campañas presidenciales y para gobernador, tampoco son números disparatados. Falta mes y medio para que concluyan las campañas. Nosotros mantenemos la idea de que Morena perdió la oportunidad de competir para ganar por su manoseo y desaseo, también por la imposición, del proceso de selección de candidatos.

Si el pronóstico anterior resulta certero, habrá de consumarse en el caso Puerto Vallarta una tragedia de enormes proporciones. Se habrá consumado lo que muchos advirtieron desde el destape de su candidato presidencial, el peor error cometido por el PRI. Acordémonos que Roberto González presumía en diciembre, cuando supo de su imposición, que él cumplía a cabalidad el perfil más próximo al de José Antonio Meade. Si este no despega, tampoco despegará el maestro Roberto como tampoco despega Miguel Castro Reynoso, el candidato a gobernador.

En las tres últimas décadas, el comportamiento del electorado da muestras de cansancio ante un presidente municipal de corte y color parecido. El PAN se agotó al hilar su tercer trienio y cuando el PRI recuperó el poder, tres administraciones después, lo sustituyó el MC. Bajo ese comportamiento, a estas alturas lo normal sería que el MC acuda a las urnas con deterioro en imagen y notables debilidades de su candidato a la alcaldía. El MC compite con dos candidatos, Luis Munguía y Ramón Guerrero, en riesgo de perder. Si no es por la aceptación de Dávalos y del candidato naranja a gobernador, Enrique Alfaro, “el mochilas” y Munguía ya estarían eliminados.

El porcentaje sobrado del reparto hecho párrafos arriba, corresponderá al MC de Dávalos. Que cada quien haga sumas y restas y asigne ese por ciento a Dávalos. Se acercará al 50%. Es una cifra parecida a la que las encuestas le otorgan a Enrique Alfaro. Si con ese respaldo -el de las campañas de Dávalos y Alfaro- Ramón Guerrero y Munguía no ganan, con ellos se estará dando la segunda tragedia electoral del año, la tragedia naranja. El MC inició las campañas con enorme hándicap en el distrito. Una derrota, o más bien, dos derrotas, darán la razón a quienes apuestan que el MC cometió un error gigantesco al postular a “el mochilas” y a Munguía.

Revolcadero

Días atrás comentamos sobre el trabajo que desarrollan los equipos de campaña en las delegaciones. Advertíamos que en Las Juntas, los operadores del Movimiento Ciudadano, casi todos identificados a Ramón Guerrero y Luis Munguía, andaban de la greña. Con indicaciones de poner orden y apurar el trabajo se dio la encomienda a Guadalupe Guerrero Carvajal y está al frente de las brigadas naranjas. A ella le tocó la organización de la visita hecha por Arturo Dávalos el lunes pasado. Ya se está empapando del despapaye cometido huestes mochilistas, los Gallardo, los Paco Arreola, la Nena Luquín, la Arteaga. Al trabajo se le sumó Gregorio Velasco Rodríguez, aquel priista que de ser presidente de la junta vecinal de Villa de Las Flores fue delegado municipal de Las Juntas en la administración de Salvador Gonzáles Reséndiz. “Pa que me quedó, ya todos mis amigos ya son naranjas. Me estoy quedando solo en el PRI”, platicó. Lo curioso es que Goyo había sido allegado y operador de Roberto González toda su vida.****** De esa primer visita del candidato a alcalde naranja, lo que nos llamó la atención fue la presencia de naranjas enmochilados sentados y acomodados en las primeras filas del mitin. Olivia Arteaga y Ariadna “la nena Luquín”, no salen si no hay presencia de Ramón Guerrero o de Luis Munguía. Esas damas, estaban en la baraja de propuestas de Guerrero para ir en la planilla de Dávalos. Olivia Arteaga Montoya, ni siquiera tiene la educación de saludar. No trabaja y no se le ve en las brigadas naranjas. Es amiga del club social de “el mochilas” y familia. Cuando las brigadas repartieron flayers para invitar al mitin en la cancha La Leña, acaso unos cuatro naranjas enmochilados hicieron talacha. Sin embargo, la tarde del lunes, ahí estaba “La nena Luquín” bien sentadita con unos 40 invitado suyos. Ver a esos generales y generalas enmochilados pegando calcas y recorriendo las calles y repartiendo casa por casa el mensaje naranja no va con personajes como Paco Arreola, “la nena Luquín” ni Olivia Arteaga. ****** Nos comentaron que por Las Palmas habían visto a Víctor Manuel “el cachis” Aréchiga sudar la gota gorda recorriendo las calles, subiendo y bajando lomas. Está bajo el mando de David de la Rosa Flores, lo cual debe ser una bofetada para su orgullo. Pero es orgullo, no dignidad. Cuando “el cachis” fue nombrado delegado municipal de Ixtapa, disfrutaba gritando que sería el mejor delegado, que organizará las mejores fiestas de la historia y varios etcéteras. Afloraron sus rencores, juicios y fobias personales contra David de la Rosa. Se alineó a Ramón Guerrero y eso le costó el cargo. Cuando los amos del MC negociaron y reinstalaron a los mochilistas exigió la delegación pero lo humillaron con una chambita de quinta. En la campaña lo echaron de Ixtapa, dizque porque “nadie lo quiere” y lo desterraron hasta Las Palmas. Andar detrás de su odiado David de la Rosa es otra patada que le dan en el trasero a “el cachis”.

 

Leave A Reply