Tiempos de reacomodos políticos y de éxodo de cuadros al MC

0

CONTEXTOS…

Por Gerardo Sandoval Ortiz

Ramón Guerrero “El Mochilas”

Cuando Ramón Guerrero exigió él decidir el total de las candidaturas a las alcaldías del distrito, palomear a cada candidato a regidor en Puerto Vallarta, los negociadores del Morena se retiraron de la mesa de pláticas. Había medido el capital político de “el mochilas” y su propuesta de alianza resultaba ventajosa para el político de Ayutla, acabando por jugársela con Laurel Carrillo Ventura.

La fracasada negociación de Ramón Guerrero por irse del Movimiento Ciudadano a Morena viene a colación por la moda actual y con tendencias a intensificarse de aquí al 2021. Se cierran y abren puertas en un determinado partido político y habrá una migración de piezas cuyas bases ya están cimentadas.

El gran padrino de Ramón Guerrero y otros cuadros del MC fue Abraham González Uyeda. Es el dueño de le lechera Sello Rojo. Fue él quien refaccionó a “el mochilas” cuando en el invierno del 2012 abandonó al Partido Acción Nacional y se fue a la aventura de irse al MC. “El padrino” ya se fue del MC y se cobijó en las siglas de Morena. Con algo de suerte y reaparecerá en el gobierno federal y en una posición de relevancia.

De aquel equipo que trajo a Puerto Vallarta de Guadalajara está Diego Franco Jiménez, actual titular der Servicios Públicos Municipales. Franco se había enfadado de trabajar en el área de cobranza en una subdelegación del IMSS de Guadalajara. Mientras Ramón Guerrero enfrió relaciones con Uyeda, Franco las sigue cultivando. Es un puente firme del funcionario municipal con Morena.

César Abarca y Roberto González

Recién sostuvimos una larga charla con un amigo priista. Uno de los muchos temas fue ese, el éxodo que habrá de resistir su partido el Revolucionario Institucional por la supervivencia. Entre la clase priista local se impone un ambiente de resignación porque algo han percibido en la conducta y el discurso que en privado maneja su único regidor Roberto González Gutiérrez. Empiezan a creer que “ya perdimos a Roberto”.

Roberto González dio la campanada de su vida cuando el 12 de diciembre del año pasado, fue el único en registrar su precandidatura en las oficinas del PRI. Extrañamente César Abarca Gutiérrez se hizo a un lado y le allanó el camino al ex director de la UNIVA y del Tecnológico de Puerto Vallarta. Todavía se sigue debatiendo cuales y qué causas o razones pesaron en Abarca para declinar.

Bien, hoy los priistas recuerdan un comentario detallado publicado en este espacio en donde se hizo mención por primera vez de negociaciones de Roberto González con operadores del MC. Hasta hoy al autor nadie le ha negado la versión. El acuerdo consistió en, si el PRI no lo hacía candidato a alcalde, Roberto renunciaría a esa militancia para irse al MC. No ocurrió así porque el PRI lo nominó como candidato de unidad aquel día guadalupano.

El pronóstico mayoritario de que Roberto González está más cerca del MC que del PRI. No se irá ahora, ni en las próximas semanas o meses. Pero hará trabajo, desde la regiduría priista. Nadie tampoco tendrá acceso al tamaño de sus acuerdos con los naranjas.

Rocío Cerón Fregoso

De los pactos en lo oscurito del pasado proceso electoral poco a poco toma forma la versión de un encuentro de César Abarca con operadores políticos del MC. De acuerdo a la información disponible, el priista pretendía allegarse apoyos por todos lados y parte de su objetivo fue construir puentes con los del color naranja. El detalle es probablemente de menor relevancia pero es un intento por anticiparse a un escenario a vincular entre un priista con el MC. Rocío Cerón fue un activista del PRI, ligado estrechamente a Abarca y del PRI al MC. Por lo demás, el ex director del Seapal realiza a últimas fechas un activismo político y eso extraña y llama la atención entre los priistas.

Desde la sierra, de Talpa de Allende para ser preciso, fluyó a la costa una historia contada por el profesor Roberto Palomera Preciado. Éste se atribuye haber gestionado un encuentro de Abarca con un tipo de apodo “Kito” Palomera. Bien, de acuerdo a la versión, el abanderado del tricolor se reunió con Marco Antonio Franco Palomera, quien era en esos días candidato del MC a alcalde de Talpa. El punto fue el mismo, granjearse apoyos y acarrearle votos a la candidatura de César Abarca. Kito Palomera se hizo en el PRI, fue panista y acabó por vestirse de naranja.

En todos los municipios del distrito priistas hay entendimientos entre morenos, panistas y priistas. No lo negará ni el profesor Michel, actual regidor de Morena, quien todavía a principios de este año presumía campante su afiliación al PAN. La ex abanderada morena Laurel Carrillo fue una apasionada de las causas priistas. Toda la familia Carrillo ha sido priista aunque uno de ellos, Carlos Carrillo Santana fue un tiempo panista. Es decir, ni convencida, comprometida ni tampoco casada con el morenismo vemos a la regidora Laurel Carrillo.

Sirvan los ejemplos tratados arriba como incipientes fundamentos que podrán dar condiciones a un escenario de cruce de cuadros políticos de un partido a otro.

Acá, en Puerto Vallarta y Jalisco la moda es el MC, no Morena. El éxodo será a ese partido. El MC ofrece algo que ningún otro partido ofrece: Trabajo.

La chamba es el gran gancho naranja. Son decenas de empleos vacantes de diciembre en adelante, cuando los priistas salgan de las oficinas de la UNIRSE. Los amigos priistas también desalojarán decenas de oficinas en el Seapal. Al interior del MC se definen los retos y se finiquitan las diferencias. El grupo vallartense le reclama directo al gobernador electo, Enrique Alfaro la mano y control sobre el Seapal. De cualquier forma, más allá de la cabeza en esa empresa, habrá espacios por cubrir. Ahí vamos a ver neonaranjas, personajes saltarines que se reestrenarán con ropaje nuevo.

Revolcadero

La que anda desatada es la famosa “Nena”, Ariadna Luquín, la dueña de los supermercados Juan Carlos de Las Juntas. Como que el jueves amaneció de malas pues ordenó hacer una quemadera de sus clientes y darle difusión en el feis. Pero no creemos se trate de una mala noche pues esa lista negra con fondo color verde la encabeza su comadre Osiris Sagrero, quien para mayores señas personales se trata de la mera subdelegada municipal de aquella demarcación municipal. La tal Osiris se incorporó a media campaña y tal parece que hubo buena vibra en el equipo coordinado por Lupita Guerrero. Ésta es la actual regidora. En Las Juntas le atribuyen la maniobra de convencer a Orisis Sagrero y piratearla a la Nena Luquín. ¿Como la convenció de unirse al equipo? Le dijo que eran paisanas, bueno, casi paisanas pues Lupita Guerrero se asume como oriunda de La Cruz de Loreto y la señora Sagrero de Bobadilla, nació en El Gargantillo. Para cuando terminó la campaña la dueña del abarrotes sepultó su comadrazgo con la Osiris y era tal su enojo que puso primero en la lista de la quemada.******Otro de la lista negra de los primeros diez deudores, es “el Paquillo” Arreola, hijo del profe jubilado, el coordinador de delegados municipales, Francisco “Paco” Arreola García. Este segundo nombre parece confirmar que lo de la Nena Luquín sí parece comportarse como un signo de malestar hacia sus hermanos de color naranja. “La Nena” no quiere saber nada que no sea de Luis Munguía y de Ramón Guerrero y todo lo que huela a Arturo Dávalos la mata. Sin embargo, nos han dicho que la Nena trata de mandarle su mensajito al “mochilas” y a Luis Munguía diciéndoles que ahí tiene una larga lista de lo que les ha “fiado” a manera de cooperacha o financiamiento para el proyecto Mochilas-Munguía en fiestas y reuniones del grupo. Hace ya varios meses consignamos en este espacio que la Nena tiene perfectamente anotados cada pepino y repollo, cada coca y refrescos, bolsas de hielo y varios etcéteras. Si uno de éstos le juega chueco a la madrina, ese día aparecerán en la lista negra. La Nena no tiene remordimientos, y ya sea por represalias o por venganza, ella dice que actuará. Y trae porra. La más mochilista de Las Juntas, Olivia Arteaga Montoya, le aplaudió a rabiar. Escribió: “No que no pagaban, jajaja”. Osiris y el Paquillo Arreola, también Concha Espinosa, mandaron pagar la deuda y exigieron ser borrados de la lista.****** Los usuarios de Telmex con residencia en poblados de la zona rural, particularmente los de Las Palmas están molestos por el pésimo servicio. Se quejan de que las fallas son recurrentes. Hasta por días padecen la “caída” del servicio y se quedan incomunicados. Ellos pagan por un servicio de 24 horas, ya sea por contrato o plan, y a cambio reciben un servicio mocho y de baja calidad.******* Casi logran su cometido de venir a Puerto Vallarta y recorrer el cinturón de la miseria a fin de ponerse de acuerdo y juntos elaborar los proyectos para aprovechar los 650 millones de pesos que el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador prometió para mejorar las condiciones de vida de colonias populares.  Esos distinguidos visitantes son, por orden de importancia, el próximo titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, la Sedatu, Román Meyer Falcón; el gobernador electo, Enrique Alfaro y Carlos Lomelí Bolaños, el elegido para ser “superdelegado” federal en Jalisco. Los dos, Alfaro y el señor de la cuarta transformación en Jalisco, promulgan la transparencia pero se mueven en las oscuras tinieblas y trataron de que nadie se entere de la visita. Ya de retirada, Carlos Lomelí fue el único en publicar “Me reuní con Enrique Alfaro Ramírez y abordados asuntos de interés para Jalisco. Trabajamos de forma coordinada en la búsqueda del desarrollo del estado”. Sin embargo, omitió que dicho encuentro fue en Puerto Vallarta.

Leave A Reply